La obra «Fuxidos do Portiño», del escultor Pepe Galán, recordará a un grupo de fusilados en la zona

R. García

A CORUÑA

17 ene 2008 . Actualizado a las 12:29 h.

El próximo mes de abril, con el fin de que no coincida con las elecciones generales de marzo, está previsto instalar en la zona de O Portiño una escultura de Pepe Galán (A Coruña, 1955) con la que la Comisión para la Recuperación de la Memoria Histórica de A Coruña quiere rendir un homenaje «ás vítimas do intento de fuxida do Portiño».

Pepe Galán, que ya tiene otra escultura en las inmediaciones de la torre de Hércules, explica que esta es una obra «que de xeito simbólico pretende reflectir o acontecido nos apresamentos e intento de fuxida cara ao mar no Portiño». La pieza diseñada, cuyo nombre es Fuxidos do Portiño, consiste en un pasillo de unos 20 metros de largo, construido en acero corten y que tiene en sus extremos varios peldaños de escaleras, unos que irían hacia el mar y otros hacia el monte San Pedro, «porque na persecución algúns trataron de escapar polo monte e de feito foron capturados en Bens; son escadas de fuxida ou do reencontro». Galán apunta que este monumento pretende ser también un punto de encuentro y no reabrir viejas heridas.

La nueva escultura, que estará orientada de sureste a noreste, llevará en el centro los nombres de los 19 fusilados, letras grabadas en el acero y que irán rellenas de plomo «outro feito simbólico para lembrar como morreron». Completan la pieza dos farolas de acero inoxidable instaladas en el centro, «que terán uns catro ou cinco metros de alto» y cuya luz tiene dos funciones: iluminar todo el conjunto, también desde lejos, y al mismo tiempo mantener una la luz con un parpadeo suave y secuencial «dun latexo semellante ao do corazón, como representación da presenza continua».