La Xunta detecta errores en topónimos de varias parroquias de Abegondo

María Cedrón A CORUÑA

A CORUÑA

FOTOS: CÉSAR QUIAN

Insta al Ayuntamiento a corregirlos en toda la documentación que acompaña al Plan Xeral Atrio por O Adro o Figueiroa por Figueroa son algunos de los fallos descubiertos

16 jul 2007 . Actualizado a las 07:00 h.

A Juan José, cartero en el municipio de Abegondo desde hace catorce años, poco le importa que las cartas que pasan por sus manos tengan como destino Figueroa o Figueiroa. «Van chegar igual porque xa se entende a onde van dirixidas», explica. Y es que en ese concello coruñés sólo hay una parroquia que pueda responder a cualquiera de las dos variantes. Pero quien no piensa lo mismo es la Consellería de Política Territorial, encargada de evaluar el proyecto de Plan Xeral de Ordenación Municipal. Los técnicos encargados de emitir el informe previo a la aprobación del citado proyecto han detectado deficiencias documentales referidas al mal uso de algunos topónimos de parroquias de Abegondo. Para evitar errores, la Xunta insta al Concello a su pronta corrección. Entre los núcleos rurales mal definidos en la documentación adjunta al Plan Xeral está Figueiroa, que al parecer está registrado como Figueroa. A los vecinos del lugar poco les importa la diferencia. «A min tanto me ten, poñan como lle poñan vou chamarlle Figueiroa», defiende un vecino que no quiere ver su nombre en el periódico porque, dice, «non me deixa a muller». Al debate, se van sumando poco a poco otros parroquianos congregados en el que parece el único bar del pueblo. «Se se fai caso á tradición, o nome da parroquia procede do escudo que ten o pazo que hai na vila, o do marqués de Figueiroa, porque no escudo hai cinco follas de figueira», explica la dueña del establecimiento. Echando mano de los libros de historia, el marquesado fue otorgado por Carlos II en el año 1.675 a Baltasar Pardo de Figueroa y Lupidana, caballero de la Armada y gobernador general de Tucumán, en Argentina. Indiferencia Teniendo en cuenta ambas teorías, cualquiera de los dos nombres tendría una justificación. La que no entra en polémicas es otra vecina, Manuela Sanjurjo, quien vive justo frente al pazo que da nombre al lugar, a escasos metros del cartel en el que indica que aquello es Figueiroa. «Tanto me ten -dice- que lle cambien o nome ou non. Levo aquí toda a vida e sempre foi Figueroa. Que lle poñan como queiran». Pero ése no es el caso más polémico dentro de la lista de errores detectados por los técnicos de Política Territorial. Existen documentos en los que, en lugar de registrarse parroquia de O Adro aparece Atrio, lo que sería una traducción directa del gallego. Además, desde Política Territorial apuntan a que Vilacova se escribe Vilacoba; Viós se sustituye por Vións; A Lameira por A Lameria, o San Marco por San Marcos. En su informe, los técnicos de la Xunta puntualizan que todos esos topónimos se utilizan «indistintamente nos distintos documentos e planos» incluidos en la documentación adjunta al Plan Xeral de ordenación del municipio.