CONTENIDO PATROCINADO

Los vinos de la D.O. Rías Baixas fusionan perfectamente con los variados y múltiples platos de la gastronomía mexicana

La cocina mexicana, declarada Patrimonio Inmaterial Cultural por la UNESCO, es una combinación perfecta entre las costumbres indígenas mexicanas, los productos de aquellas tierras y la parte europea, que en este caso, podemos ligarla con los vinos de Rías Baixas, tanto blancos como tintos. Nuestros vinos fusionan perfectamente con los variados y múltiples platos de la gastronomía mexicana y por eso, no es casualidad, que México se sitúe en el quinto lugar en consumo de estos vinos gallegos, que se elaboran con uvas procedentes de las cinco subzonas, Condado do Tea, O Rosal, Val do Salnés, Soutomaior y Ribera del Ulla, que llevan en su ADN el carácter atlántico, el suelo, que produce viñedos desde hace miles de años y que es único en el mundo y la variedad principal en los blancos, como es el Albariño o el Caíño, Espadeiro y Sousón en los tintos.

Pero es que, además, en esta Denominación hay otras muchas variedades de uva blanca, como la Treixadura, Godello, Loureira blanca o Torrontés y tintas, como Loureira, Treixadura o Caíño blanco. Es decir, que la Denominación abarca vinos muy diferentes, pero todos frescos, atlánticos, afrutados y, que, en realidad, maridan con cualquier comida.

El ceviche picante de Chilam Balam

 En Vigo se encuentra el restaurante Chilam Balam, con María Felix Durán al mando, quien nos preparó un ceviche picante “que armoniza perfectamente con los vinos blancos de Rías Baixas, porque son finos, elegantes, de estructura ligera y con una retrogusto afrutado, que maridan perfectamente con su toque cítrico” nos explica.

Para elaborar este plato típico de México utilizó lubina y gambas, apio, cebollita morada, ajo, jengibre, cilantro, jugo de lima y un caldo de pescado.

“Mezclamos las gambas y el pescado, agregamos zumo de lima y lo dejamos marinando durante 30 minutos. Para hacer la leche de tigre, un jugo de color blanquecino, que queda después de preparar el ceviche, licuamos en el caldo de pescado, cebolla morada, apio, cilantro, jengibre y ajo. Unimos el pescado y las gambas, añadimos la leche y decoramos con ramitas de cilantro”.

Una combinación a toda madre

Otros platos mexicanos que maridan perfectamente con estos vinos son los tacos, las enchiladas y los chilaquiles. Los tacos son de las recetas más tradicionales en la cocina mexicana, elaborados con tortillas de maíz que van rellenas de carne, pollo o cerdo. La variedad de ingredientes, depende del gusto de cada comensal.

Los chilaquiles son platillos que se toman en los desayunos y tienen como base unas tortillas de maíz fritas o tostadas sumergidas en una salsa roja o verde. Para acompañarlas existen diversas opciones como carne, pollo desmechado, huevo y queso y las enchiladas son otro platillo que destaca en las cocinas mexicanas. Su tradición ha logrado permanecer con ingredientes propios de cada región, ofreciendo diversas opciones de esta receta. Las enchiladas verdes son las que más representan al país. María Félix Durán, finaliza aseverando “los vinos de la Denominación de Origen Rías Baixas y la comida mexicana, una combinación a toda madre”·

Mercados de la D.O. Rías Baixas

Un año más, las cifras de exportaciones de los vinos D.O. Rías Baixas a otros países confirman que la internacionalización de estos vinos continúa imparable. Destaca su incremento en valor, con una subida del 13,13% y unas ventas que rozan los 13 millones de unidades en más de 70 países. Uno de ellos es México, país que aumenta tanto en volumen (+77,13%) como en valor (+84,61%).

Acompañando una dilatada trayectoria de ventas en los mercados internacionales por parte de las bodegas amparadas, el trabajo del Consejo Regulador consiste en apoyar al sector para mantener la tendencia exportadora al más alto nivel. Entre los objetivos marcados está la consolidación de las ventas en el sector Premium, especialmente en mercados más estables,  como Estados Unidos y Reino Unido. Para ello, el Consejo se apoya en la formación de los prescriptores y consumidores, sin perder de vista el acercamiento al público más joven. Una labor en la que es imprescindible el apoyo de las diferentes administraciones.