CONTENIDO PATROCINADO

Casas pasivas, la solución eficiente frente a la crisis energética

Las casas pasivas con cubiertas ventiladas pueden reducir el consumo de energía hasta en un 90% gracias a su eficiencia

23 sep 2022 . Actualizado a las 08:45 h.

Alrededor de un 40 % del consumo energético de nuestro país se genera para satisfacer la demanda de edificios y viviendas. Y de este porcentaje, la mitad se pierde en forma de calor disipado hacia el exterior. Con los precios de la energía en niveles históricos, la tendencia actual en la construcción es crear casas con mayor eficiencia energética.

Regístrate gratis y recibe cada mañana en tu correo las principales noticias del día

Este es el caso de las viviendas pasivas o passivhaus, casas construidas o rehabilitadas teniendo en cuenta estrictos criterios de eficiencia energética y sostenibilidad. Su objetivo es reducir de forma drástica el consumo energético del hogar. Esto puede suponer en algunos casos un ahorro en la factura energética de hasta el 90 % con respecto a la demanda de energía generada por las casas edificadas convencionalmente.

¿Qué son las casas pasivas?

Las casas pasivas se basan en un concepto de construcción sostenible en el que se aplican estrictos parámetros de sostenibilidad y eficiencia. Es el caso del proyecto de casas pasivas pareadas desarrollado por Drycon System, una empresa especializada en la construcción de casas con el estándar Passivhaus, en San Joan de les Abadesses (Girona).

El proyecto de San Joan de les Abadesses se inicia con dos casas pareadas que se levantan a la vez para optimizar el proceso constructivo y recortar tiempos. Con un tamaño total de 150 m2 en cada casa, el diseño concede una importancia capital al aislamiento y a los materiales empleados, para lograr la sostenibildad y eficiencia exigidos por la certificación Passivhaus.

Cómo aislar una casa pasiva

Una de las características de las casas pasivas es su gran estanqueidad. La envolvente recubre toda la casa -suelo, paredes y techo- y la aísla totalmente, sin puentes térmicos por los que se cuele el frío o el calor.

Para conseguir la estanqueidad de la base, la cimentación de las casas pasivas de San Joan de les Abadesses se realiza mediante diferentes capas que logran un aislamiento perfecto. Las diferentes capas están formadas por grava, hormigón de limpieza, dos piezas de material aislante separados por una membrana para proteger a los habitantes de la casa del gas radón, la losa y un recrecido de arlita. Luego va el suelo radiante, un autonivelante y el parqué de vinilo, que constituye el acabado final.

En una casa pasiva la envolvente debe ser continua, para garantizar el aislamiento térmico de la vivienda. No puede haber puentes térmicos en la envolvente, que hagan perder o ganar energía, desde los cimientos hasta la cubierta.

Manuel Verea, responsable de la Oficina Técnica de la empresa gallega Tejas Verea, señala que “el aislamiento del tejado y su tipo de instalación es esencial para la eficiencia de las viviendas”. En el proyecto de San Joan de les Abadesses, el aislamiento de la cubierta se compone de una lana mineral sin componentes derivados del petróleo sobre la que se coloca teja cerámica gallega mediante el sistema VereaLine System. Manuel Verea apunta que “se trata de un sistema constructivo de tejado impermeabilizado, ventilado y acabado en seco que dota al tejado de impermeabilización y ventilación, aportando mayor eficiencia energética al proyecto”.

Tejas gallegas de origen natural

Con respecto a los materiales, la mayoría de los materiales empleados en las casas de San Joan están libres de petróleo. Hay que tener en cuenta que una casa con la certificación passive house es sostenible porque su consumo energértico es casi nulo, pero luego el sistema constructivo y los materiales usados pueden aumentar aún más su eficiencia y sostenibilidad.

En el caso de los materiales de cubierta, las tejas gallegas Verea están incluidas en la Plataforma de Materiales Verdes del Green Building Council España, una plataforma que acredita el comportamiento ambiental de los productos y su contribución a la calidad ambiental de las edificaciones.

El resultado, casas eficientes construidas de manera sostenible, con materiales ecológicos y con certificado de eficiencia energética A, el más alto posible.