CONTENIDO PATROCINADO

Hay enclaves, compañías, monumentos, platos o incluso olores que asociamos de manera instantánea con una cultura. Mondariz es uno de esos nombres que instantáneamente nos hacen sentir como en casa a los gallegos, nos evoca el confort del hogar.

Lo cierto es que esta compañía, cuya trayectoria está a punto de alcanzar los 150 años,  se ha labrado un sello de excelencia pese a trabajar con algo a priori tan poco carismático como el agua. Este año, Aguas de Mondariz ha sido premiada con el máximo galardón de tres estrellas del prestigioso International Taste Institute, acontecimiento que sitúa a la marca como una de las más condecoradas de su categoría y la única que ha recibido dos Diamond Taste Awards consecutivas. Puede decirse, casi sin miedo a equivocación, que estamos ante el mejor agua del mundo.

Para llegar a este punto, hay que primero conocer a los hermanos Peinador, que en 1873 descubren el manantial de Gándara y, cuando esas aguas obtienen la Declaración de Utilidad Pública, comienza por fin su embotellado y la historia de la marca. Este proceso se acompaña de la transformación del espacio natural sobre el que se asienta el balneario y poco a poco comienza a convertir la zona en un destino de peregrinación para los agüistas de la época.

Los comienzos nada tuvieron que ver con el ahora, y de hecho, este agua empezó vendiéndose como un producto medicinal el boticas.  Fue en 1932 cuando la segunda generación le da una vuelta de tuerca a la compañía hasta que, cuatro años después, estalla la Guerra Civil y el viento va, también para Mondariz, en contra. El balneario cae en desuso porque el estilo de vida burgués entra en declive. Así, se paralizan algunas de las mejoras que se estaban llevando a cabo y edificios como el Gran Hotel se convierte en un hospital militar. 

La actividad recupera cierta normalidad en la década de los cuarenta y aparecen nuevos formatos para satisfacer la demanda de los consumidores que alcanzan su eclosión ya bien entrada la segunda mitad del siglo XX. Casi entrando en el nuevo milenio, Aguas de Mondariz ya había puesto todos sus esfuerzos en el desarrollo y la innovación de la compañía. Así en el 2005 logra posicionarse como la empresa española que más agua exporta, y desde entonces su presencia en el mundo no ha dejado de crecer. 

Esto ha permitido que el tiempo les haga mejores, lema de su campaña de homenaje a la trayectoria de la empresa, y que hayan creado productos como Mondariz Premium Cola, elaborado con agua mineral natural de Mondariz y sin azúcares, y disponible en lata; o Mondariz Frutas, una amplia gama de néctares de frutas naturales de diferentes sabores (naranja, naranja con zanahoria, piña y melocotón) y, también, sin azúcares añadidos.

Además, en la primavera del 2021, la marca gallega presentaba su nueva apuesta: Mondariz BeFruit, una nueva gama de bebidas saludables, elaborada con agua mineral natural con gas y zumos de frutas. La nueva referencia está disponible en dos refrescantes sabores, limón con un toque de jengibre y naranja con un toque de naranja sanguina, y en un resistente envase 100% reciclable de 0,5 y 1,2 litros. Se trata de productos que destacan por su calidad y propiedades inimitables y que cuentan con la garantía de origen de Aguas de Mondariz.