Tino Meis, arborista profesional y gerente de Arbogal, destaca la fiabilidad y la seguridad que aporta esta nueva maquinaria

Husqvarna acaba de lanzar al mercado una nueva generación de motosierras de 90 cc que han sido diseñadas teniendo en cuenta las aportaciones realizadas por profesionales del sector forestal. Con ellas, la compañía sueca pone a disposición de los profesionales máquinas caracterizadas por su fiabilidad, su capacidad de corte y su durabilidad, incluso trabajando bajo condiciones meteorológicas complejas. Los modelos 592 XP y 585 condensan los sesenta años de experiencia de esta empresa en el sector de las motosierras.

Las nuevas máquinas están pensadas para usuarios profesionales que a diario tienen que hacer frente a tareas complejas que, ahora, podrán acometer de una forma más sencilla. Tino Meis, arborista profesional y gerente de la empresa Arbogal, ha podido probar ya la nueva Husqvarna 585 y el resultado ha sido increíble. «Es una bestia que hay que domar. Poniendo en la balanza el peso y la potencia, esta máquina es sobre todo potencia», cuenta. Con un sable de 50 centímetros ha podido cortar pinos con un diámetro de entre 70 y 80 centímetros sin demasiado esfuerzo porque «es una barbaridad la potencia con la que trabaja», asegura.

Otra de las ventajas es que toda esa fuerza no desaparece cuando el sable entra en contacto con la madera. «Cuando el sable está completamente metido dentro de la madera mantiene la misma potencia que cuando tengo solo la mitad del sable», explica. Justo lo contrario que sucede con otras motosierras de las mismas características, «que tienen mucha potencia en vacío, pero que luego se achican», relata. Otra característica es la suavidad con la que realiza los cortes, algo a lo que sin duda ayuda la nueva cadena X-CUT. «La máquina entra con mucha suavidad y la nueva cadena hace que no haya rebote, que es superimportante porque el rebote es algo muy peligroso», afirma este profesional del sector.

La manejabilidad es otra de las características de las que presumen la 585 y la 592 XP y en eso también está de acuerdo Meis. «Al tener doble garra, se puede apoyar perfectamente y trabajar pivotando la máquina, sin necesidad de levantarla», cuenta. También eso ayuda a que los cortes sean más suaves. 

Meis destaca, además, las ventajas de los sables que emplea Husqvarna, «que tienen una gran durabilidad y que no hace falta voltearlos. Antes, los sables se deformaban mucho, Ahora vienen con una aleación mucho más reforzada en acero y eso hace que no se curven», afirma. En el caso de la 585, con un sable de 50 centímetros y su correspondiente cadena, «el corte se hace muy recto. Es muy importante que el sable sea duro, porque sino los cortes no son coincidentes y esta máquina hace unos cortes buenos porque tiene un sable con acero templado», argumenta. 

Las 585 es, en resumen, una máquina resistente, eficaz, con una gran durabilidad y caracterizada por una excelente combinación de tecnología clásica, con carburador de ajuste sencillo, diseño ergonómico y rendimiento actual. «En la relación peso-potencia, el peso de esta motosierra es bajo», concluye Meis. La 592 XP, por su parte, destaca por su gran capacidad de corte para trabajar mejor y más rápido, de ahí que sea el modelo perfecto para llevar a cabo las tareas más complejas.

Votación
11 votos
Conoce qué es la
factoria de contenidos

Motosierras Husqvarna 592 XP y 585, potencia y suavidad garantizadas