Reducir, reutilizar y reciclar. La famosa regla de las «3R» se impone en la empresa gallega. Vegalsa-Eroski ya apuesta por tiendas ecoeficientes, le declara la guerra al plástico y se propone reducir las emisiones un 20 % en el plazo de cinco años

Paula Lameiro

En los últimos meses, la crisis sanitaria provocada por el covid-19 y las medidas adoptadas para frenar su avance están acaparando toda nuestra atención. Sin embargo, los problemas globales que existían antes de la pandemia no han desaparecido. Hoy se conmemora en todo el mundo el Día Internacional contra el Cambio Climático, un buen momento para recordar el importante papel que juegan las empresas para proteger nuestro futuro y el del planeta.

En la actualidad, muchos agricultores ya están padeciendo las consecuencias del cambio climático: sequías, inundaciones y otras anomalías climatológicas que pueden llegar a impedir la producción de los alimentos necesarios en el futuro. Es por ello que las empresas del sector alimentario están llamadas a liderar la batalla por el clima.

Vegalsa-Eroski -compañía líder de la distribución comercial en Galicia- ha querido ir un paso por delante y ha elaborado un plan para liderar la sostenibilidad en la comunidad gallega. «El objetivo principal es minimizar nuestro impacto sobre el cambio climático y el uso sostenible de los recursos disponibles, así como una gestión responsable de los residuos», explican desde la empresa.

En 2018, la compañía se incorporó a la plataforma europea Lean & Green, cuyo propósito es ayudar a empresas de todos los sectores a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero derivados de las actividades logísticas, con el fin de alcanzar los objetivos definidos en la Cumbre del Clima de París (COP21). Dentro de esta iniciativa internacional, Vegalsa-Eroski se ha marcado como objetivo reducir las emisiones asociadas a su cadena de suministro hasta un 20 % en un plazo máximo de cinco años.

Guerra a los plásticos

Si por algo se caracteriza la historia es por su afán por encasillar los diferentes acontecimientos en etapas: la Edad de Piedra, del Bronce, del Hierro… Siguiendo este patrón, dentro de unos años los libros podrían hablar de esta época como la Edad del Plástico. Parece que no podemos vivir sin este material, aunque en los últimos tiempos se ha convertido en el gran enemigo a erradicar. Prácticamente todos los estados han declarado la guerra al plástico y las primeras víctimas han sido las bolsas de los comercios.

Para reducir el uso de las tradicionales bolsas de plástico en sus tiendas, Vegalsa-Eroski incluye -desde comienzos de 2019- soluciones sostenibles como las bolsas de papel con sello FSC, que son 100 % reciclables. En las secciones de frescos, también dispone de mallas reutilizables para la compra de fruta y verdura a granel, y con un proyecto de prueba de bolsas compostables en charcutería, carnicería y frutería. Además, para reducir el consumo de papel, extendió a su red comercial la opción del tique digital, dentro de la nueva versión de la App de Eroski, ofreciendo así la posibilidad de consultar y descargar el recibo de la compra como alternativa al tradicional de papel.

La compañía gallega ha incorporado igualmente productos envasados con materiales compostables y biodegradables en la sección de frutas y verduras, eliminando las bandejas de plástico y sustituyéndolas por otras de cartón reciclado y alveolos de celulosa para las frutas.

Compras en espacios sostenibles

Otra de las grandes tendencias a la que también se están sumando las empresas gallegas en su lucha contra el cambio climático es la apuesta por las tiendas ecoeficientes. Aquí, al contrario de lo que puedan pensar muchos, no se trata simplemente de vender productos ecológicos, reciclados o con certificado biológico. Una tienda ecoeficiente va más allá y busca reducir el impacto sobre el medio ambiente actuando en todos los procesos de la vida del establecimiento, desde el diseño hasta la gestión de residuos y la explotación de la propia tienda.

En este punto, Vegalsa-Eroski vuelve a enarbolar la bandera sostenible. La compañía apuesta por la implantación de modelos de tiendas ecoeficientes y, para ello, cuenta con medidas de eficiencia energética, tanto en iluminación como en climatización, que les han permitido reducir el 35 % del consumo energético. «Gracias a estas medidas podemos ahorrar 20 millones de kwh al año, evitando la emisión de 7,8 millones de kg de CO2», aseguran desde la empresa gallega.

La compañía contribuye igualmente al medioambiente reduciendo la producción de residuos orgánicos e inorgánicos a través del programa “Desperdicio Cero”, que permite dar salida a los productos de sus tiendas, garantizando así que ningún alimento apto para el consumo sea desechado. Todo por medio de descuentos por próxima caducidad y donaciones directas a entidades sociales locales. Gracias a este programa, según indican desde la cadena, se evitó el desperdicio de 11.000 toneladas en 2019.

Compromisos como estos cobran especial importancia el Día Internacional contra el Cambio Climático, ya que pueden ayudar a reducir drásticamente el consumo de recursos y, de este modo, contribuir a compatibilizar los objetivos económicos con los criterios ecológicos.

El compromiso ambiental, ahora más necesario que nunca

FACTORÍA DE CONTENIDOS

Vegalsa-Eroski gestionó más de 12.000 toneladas de residuos en el último año con su programa "Residuo Cero" y sus iniciativas para luchas contra el cambio climático son cada vez más eficientes

Al compromiso de gestionar los residuos en el caso de grandes empresas, hay que acompañarlo de datos. Es el caso de la cadena de distribución alimentaria Vegalsa-Eroski que, a través de su programa “Desarrollo Sostenible.Residuo Cero” ha cosechado unas cifras muy esperanzadoras para seguir apostando por la sostenibilidad y por un medio ambiente cada vez más limpio. La regla a seguir es la de las 3R: reducir, reutilizar y reciclar.

“Uno de los pilares fundamentales de nuestra estrategia de sostenibilidad es la autogestión de residuos, tanto los que generamos derivados de nuestra actividad comercial como de los puntos limpios que hemos instalado en nuestros establecimientos para el reciclaje de ropa, así como de aceite, tapones y pilas por parte de nuestros clientes”, afirma el responsable de Calidad y Medioambiente de la compañía, Ricardo Castro.

Seguir leyendo

Votación
10 votos
Conoce qué es la
factoria de contenidos

Cinco medidas para combatir el cambio climático desde la empresa