Eliminar el mal olor del sudor es posible

Existen numerosos desodorantes antitranspirantes en el mercado compuestos, entre otros elementos, de sales que ayudan a bloquear el conducto externo de las glándulas sudoríparas


PATROCINADO

Con la llegada del calor estival, es común empezar a sudar con mayor intensidad. No obstante, lo que para algunas personas puede ser un hecho natural sin mayores repercusiones, para otras implica un grave problema debido al fuerte olor de su sudoración que, en ocasiones, puede tener repercusiones negativas en esferas de su vida como la personal o la laboral.

Al mal olor corporal asociado a la hipersudoración se le conoce con el nombre de bromhidrosis. Para combatirlo, por lo general, no llega con utilizar un desodorante convencional, pues éstos tienden a ser ineficaces a la hora de controlar la humedad del sudor y, por lo tanto, de reducir la intensidad del olor corporal.

Por este motivo, lo más aconsejable en estos casos es usar un desodorante antitranspirante, que reduzca la producción de sudor y, por consiguiente, de la humedad. El mal olor no es causado por el propio sudor, sino por el contacto de éste con las bacterias existentes en la piel. De esta forma, la utilización de un desodorante antitranspirante puede poner fin al problema del mal olor.

¿Qué contienen los antitranspirantes?

Hoy en día, existen numerosos desodorantes antitranspirantes en el mercado como, por ejemplo, Perspirex. Todos ellos están compuestos, entre otros elementos, de sales, que son las responsables de bloquear el conducto externo de las glándulas sudoríparas.

Asimismo, muchos de ellos también contienen perfumes. Sin embargo, también se comercializan desodorantes antitranspirantes con olor neutro que pueden ser combinados con desodorantes convencionales, con el objetivo de conseguir un aroma agradable. Además, la mayoría de ellos también están fabricados a partir de alcohol ya que, debido a sus propiedades antisépticas, es el ingrediente perfecto para combatir las bacterias causantes del mal olor.

Los desodorantes antitranspirantes también están compuestos por elementos portadores y estructurantes, encargados de garantizar que el producto se pueda aplicar en la piel con eficacia.

¿Son seguros?

Los desodorantes antitranspirantes pueden generar algunas dudas acerca de su seguridad, ya que no siempre han gozado de buena fama. Con todo, los desodorantes antitranspirantes que existen actualmente en el mercado han sido testados y homologados previamente, por lo que cumplen con la normativa vigente.

Por ejemplo, el desodorante Perspirex está compuesto únicamente por sustancias seguras, permitidas en los productos de cosmética. En este caso, Perspirex aporta una gran ventaja con respecto a otros desodorantes, puesto que solo es necesario aplicarlo una vez cada tres o cuatro días, aumentando de esta forma la comodidad de quien lo usa.

De la misma forma, Perspirex no es absorbido por el cuerpo, sino que éste únicamente bloquea el funcionamiento de las glándulas sudoríparas de las capas superficiales de la piel. De este modo, el producto se va eliminando por sí mismo o como consecuencia de la renovación de la dermis.

Consejos para evitar la sudoración en la espalda y otras zonas del cuerpo

Lo más común es que a las personas nos suden las axilas, las manos, los pies, la cara y el cuero cabelludo. Sin embargo, también hay muchas personas que tienen problemas de hipersudoración en otras partes del cuerpo como, por ejemplo, la espalda o el tórax.

En estos casos, lo más aconsejable es utilizar siempre ropa holgada de tejidos transpirables, para evitar la aparición de grandes manchas de sudor. Asimismo, algunas personas también optan por usar ropa interior de materiales absorbentes para no manchar la ropa.

En cualquier caso, para combatir el mal olor provocado por una sudoración excesiva siempre es recomendable eludir, en la medida de lo posible, el consumo de alcohol, cafeína y especias. Del mismo modo, es muy importante atender a la hidratación, especialmente en el caso de personas que tienen problemas de sudoración en grandes partes del cuerpo. En este sentido, lo ideal es beber diariamente dos litros de agua al día - una recomendación, por otra parte, extensible a toda la población, tenga o no problemas de sudoración -.

Además, a la hora de combatir la hipersudoración, puede ser de interés probar diferentes técnicas de relajación provenientes del yoga o la meditación. De esta forma, se reducirán los altos niveles de estrés y ansiedad, que en muchas ocasiones están ligados a la aparición de bromhidrosis.

Recomendaciones para prevenir la sudoración nocturna

Para evitar la sudoración nocturna provocada por las altas temperaturas del verano existen una serie de trucos que combaten su aparición. No obstante, estas recomendaciones también son aplicables en aquellos casos en los que la sudoración nocturna esté provocada por otras causas como el estrés, la menopausia, una mala digestión o alguna infección.

En primer lugar, para evitar la hipersudoración durante la noche es fundamental mantener la habitación a una temperatura agradable, asegurándonos de que ésta esté perfectamente ventilada. De igual manera, también es importante acertar con el tipo de ropa de cama. En este sentido, puede ser eficaz emplear varias capas, de manera que se puedan ir poniendo o sacando en función de la temperatura ambiente.

Igualmente, también se debe evitar la ingesta de comida picante durante la noche, ya que ésta provoca digestiones más pesadas que provocan sudoraciones intensas. Del mismo modo, también es recomendable evitar el consumo de alcohol durante la noche.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Eliminar el mal olor del sudor es posible