El 78% de los casos de daño cerebral, causados por un ictus

Inicio precoz del tratamiento, terapia intensiva e intervención de un equipo multidisciplinar, son los tres pilares para una rehabilitación exitosa

Segundas oportunidades. Daño Cerebral Adquirido

Patrocinado

Ana Enríquez, coordinadora del Instituto de Neuro-rehabilitación Quirónsalud Pontevedra, nos cuenta que las terapias se complementan con la rehabilitación robotizada con Lokomat, un equipo de última tecnología para realizar movimientos sobre una cinta rodante que permite un ajuste personalizado para lograr un progreso más rápido.

¿Cuáles son las principales causas del daño cerebral sobrevenido?

La principal causa es el ictus (78 %), con una incidencia de 120 personas por cada 100.000 habitantes. Y va a seguir creciendo, en la medida que crezca la esperanza de vida.

Otras causas son traumatismos craneoencefálicos por accidente de tráfico o accidente laboral, así como encefalopatías anóxicas, infecciones y tumores (22%). En la unidad de daño cerebral  atendemos, principalmente, pacientes de ictus y lesionados de tráfico o laborales, ya que tenemos convenio con todas las compañías aseguradoras de tráfico y mutuas laborales.

¿Qué es lo más importante en el tratamiento?

En base a nuestra experiencia, la clave del éxito se apoya en tres pilares: el inicio precoz del tratamiento, la intensidad de la terapia y la atención por parte de un equipo multidisciplinar, es decir, con la visión de varios especialistas desde el médico rehabilitador, el fisioterapeuta neurológico, el terapeuta ocupacional, el logopeda o el neuropsicólogo; con enfoque transdisciplinar, todos con un mismo objetivo de recuperación. Además, con sesiones individualizadas conseguimos mejorar el nivel de respuesta de los pacientes.

¿Cómo te cambia la vida un ictus?

Le cambia la vida al paciente y a todo su entorno. Inicialmente es una conmoción para toda la familia, por eso, nuestra trabajadora social les ayuda a adaptarse a la nueva situación y el departamento de neuropsicología, le enseña a sobrellevar los cambios. No obstante, hay que transmitir un mensaje de esperanza, trabajamos con el objetivo de recuperar niveles de funcionalidad cada vez más elevados, obtener la mayor autonomía posible, potenciando las capacidades preservadas y adaptándose a las limitaciones derivadas del daño. Hemos conseguido que muchas personas puedan volver a su casa y recuperar su autonomía en la vida diaria, desde el aseo personal, salir a hacer la compra o volver a realizar deporte de forma autónoma.

¿Qué papel juega la tecnología en la neuro-rehabilitación?

La actualidad está marcada por los desarrollos de la ingeniería y la informática. En nuestra Unidad, las terapias se complementan con la rehabilitación robotizada con Lokomat, equipo de última tecnología que nos permite realizar movimientos sobre una cinta rodante y facilita un progreso más rápido con sesiones de entrenamiento más largas, intensivas y eficientes. Combinado con una interface audiovisual es una terapia motivadora, que permite un ajuste individual para un progreso más rápido. El software nos permite cuantificar las mejorías de forma objetiva y mejorar aspectos como las reacciones de enderezamiento, modulación del tono, simetría de la marcha y velocidad. Contamos con un módulo pediátrico, único en Galicia, lo que posibilita su uso en niños desde cuatro años con parálisis cerebral, traumatismo cráneo-encefálico grave u otras enfermedades neurológicas

¿Qué papel juega la familia en la recuperación?

Las familias juegan un papel decisivo, el 40% del éxito de la neurorrehabilitación está en la participación e implicación activa de los familiares. Desde que una persona ingresa en nuestra Unidad, celebramos reuniones con la familia para compartir el objetivo de recuperación y les animamos a ser parte activa de la neurorrehabilitación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El 78% de los casos de daño cerebral, causados por un ictus