CONTENIDO PATROCINADO

¿Por qué se te puede rechazar un préstamo?

Desgranamos las razones principales, en las que los impagos de anteriores solicitudes o las condiciones laborales inestables son los motivos de rechazo más habituales


PATROCINADO

Los préstamos personales han sido y siguen siendo un recurso fundamental para los usuarios a la hora de afrontar los gastos. Pero el procedimiento de solicitud no es sencillo. Cuando hablamos de cantidades importantes, los requisitos aumentan y con ello el riesgo de una resolución negativa. Atrás quedaron los años de bonanza. Hoy las operaciones se miran con lupa y aunque el grifo de los préstamos ha vuelto a abrirse, la amenaza del "No apto" sigue estando muy presente.

Por suerte, la opción de los préstamos en línea está salvando situaciones comprometidas. Cuando las cantidades no son demasiado elevadas, las familias siguen confiando en los créditos rápidos o minipréstamos en línea.

Pero, ¿por qué se rechazan los préstamos, ¿qué podemos hacer para asegurar una financiación?

Causas de denegación de un préstamo

Existen diversos motivos por los que una entidad bancaria o una empresa de crédito puede decir "no" a una solicitud de préstamo. La principal es la insolvencia económica, pero hay otros argumentos que también pueden influir.

Impagos anteriores. Las deudas o recibos impagados son causa de denegación de un préstamo. Hemos pensado en los bancos y en las empresas de suministros. Si el cliente, además, la figura en una lista de morosos, las posibilidades de acceder a un préstamo son, sin embargo, un recuento en las empresas de créditos en línea.

Ingresos. El nivel de ingresos familiares es determinante. Si las entidades estiman que los sueldos son insuficientes para asumir las cuotas, no darán su visto bueno.

Edad. Las personas jóvenes pueden tener dificultades para acceder a un crédito porque a menudo tienen pocos ingresos o un contrato temporal. Lo mismo ocurre con las personas mayores.

Desempleo. Las entidades bancarias buscan candidatos solventes y con ingresos estables. Esta es siempre una complicación, aunque se esté cobrando alguna prestación.

Autónomos. Este colectivo también tiene dificultades para acceder a las mismas, ya que carece de ingresos estables. Eso sí, existen productos bancarios específicos para estos trabajadores.

Requisitos obligatorios

Los requisitos que se deben cumplir para acceder a un crédito depende de la entidad elegida. En el caso de los bancos, los requisitos pasan por tener unos ingresos estables y la capacidad financiera para poder hacer frente a los pagos. Otro elemento indispensable es no tener deudas pendientes. También interviene el factor edad; las personas muy jóvenes no ofrecen demasiadas garantías porque suelen tener empleos precarios o mal remunerados. Algo parecido les sucede a las personas mayores. El banco necesita también el crédito a toda costa y no prestará dinero a personas con riesgo de insolvencia.

En el caso de los préstamos en línea, las exigencias son menores porque las cantidades se prestan también son más pequeñas. Hay entidades que no exigen nóminas ni avales y que responden a clientes con ASNEF (listas de morosos). Lo que sí necesitan estas empresas es conocer los ingresos a través de la cuenta para poder evaluar su identidad.

Las empresas de crédito en línea trabajan de manera automatizada. Con los datos introducidos el sistema analiza los detalles de la petición y otorga una respuesta casi instantánea. Pero hay que tener cuidado al introducir los datos. Una información errónea, la ausencia de número de teléfono, no tener una cuenta bancaria o no facilitar un correo electrónico podría ser motivo de peso para no autorizar la operación si el sistema no puede identificar a un cliente o estima que la información facilitada es insuficiente.

Algunos consejos

Si estás pensando en pedir un préstamo personal en línea, conviene que prestes atención a los siguientes aspectos.

  • Aporta toda la información que se solicita. La falta de datos o los errores pueden hacer que el sistema detecte alguna incidencia y deniegue la petición.
  • Pide exactamente lo que necesitas. Si precisas más dinero, siempre puedes solicitar otro préstamo más adelante.
  • Reintegra el dinero en la fecha establecida; de esta manera, te aseguras un crédito futuro con condiciones preferentes.
  • Revisa las condiciones de crédito y visita comparativas, así como la empresa que más se ajusta a tus intereses.

Y, ¿qué tipo de préstamos existen en el mercado? Dentro de los préstamos personales, los más populares en los últimos años son los minicréditos en línea, que se muestran en Internet de forma sencilla. Son préstamos rápidos que se devuelven en el plazo de un mes. Las cantidades son variables, algunas empresas limitan el crédito a 300 € en la primera solicitud, pero otras cifras más elevadas.

Conoce qué es la
factoría de contenidos
Votación
0 votos

¿Por qué se te puede rechazar un préstamo?