El CSIC desarrolla nuevas mascarillas hechas con nanofibra, mejores y más seguras

Gabriela Consuegra / R. R.

CIENCIA

Mascarilla desarrollada por la empresa Bioinicia, spin off del CSIC. / IATA-CSIC.Mascarilla desarrollada por la empresa Bioinicia, spin off del CSIC. / IATA-CSIC
Mascarilla desarrollada por la empresa Bioinicia, spin off del CSIC. / IATA-CSIC

Son biodegradables, lavables, con una capacidad de filtración 10 veces mayor, reutilizables durante días y cuentan con la certificada FFP2

30 jul 2020 . Actualizado a las 12:53 h.

Un nuevo material para filtros de mascarillas sanitarias basado en nanofibras permitirá que estas sean biodegradables, lavables y con una capacidad de filtración 10 veces mayor, en comparación con las de materiales normales. Han sido desarrolladas por un equipo de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y cuentan con la certificada FFP2. El primer medio millón de mascarillas producidas con este material filtrante ya ha llegado al mercado español y a lo largo de las próximas semanas también se comercializarán en Alemania y Latinoamérica.

Esta nueva tecnología, desarrollado por el equipo del investigador José María Lagarón, del Instituto de Agroquímica y Técnica Alimentaria (IATA-CSIC) y la empresa de base tecnológica, Bioinicia, ha sido aprobada por la plataforma Salud Global del CSIC y la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), en el marco de las iniciativas para abordar la pandemia de Covid-19. Además, las mascarillas cuentan con la certificación especial CPA FFP2, que Europa ha lanzado para resolver la emergencia que se creó al interrumpirse el comercio de ciertos materiales de filtración que provenían principalmente de China, por lo que su seguridad está garantizada.

Otra de las ventajas que ofrecen es que podrán ser utilizadas durante varios días, por lo que resultan ideales para profesionales sanitarios, personal de líneas aéreas y para fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, en cuyo caso la recomendación es usar una nueva cada día.