Las tres universidades del norte de Portugal doblan la producción científica de las gallegas

También captan el triple de fondos, pese a que hace solo 15 años la situación era la inversa

Los cinco nuevos académicos que ingresaron en la RAGC
Los cinco nuevos académicos que ingresaron en la RAGC

redacción / la voz

Año 2005. La Universidade de Santiago es el auténtico faro del conocimiento en la franja occidental al norte del río Duero. El sistema universitario gallego, con la institución compostelana al frente, lidera la producción científica, tanto en cantidad como en calidad, con respecto a los tres centros radicados en el norte de Portugal. Año 2018. La situación ha cambiado de forma radical. Los centros lusos, con la Universidad de Oporto a una distancia sideral, lideran el ránking de forma abrumadora. Casi doblan el número de artículos de investigación publicados en revistas de referencia mundial: 23.900 publicaciones realizadas desde Galicia entre los años 2014-2018, por las 43.200 lanzadas del norte del país vecino. Y, lo que es peor, la distancia se agranda cada vez más.

Los trabajos científicos salidos de los laboratorios de la Universidad de Oporto doblan a los de Santiago, que tiene pisándole los talones, tanto en la cantidad de trabajos como en el impacto de los mismos, a la Universidade do Minho, que si en el 2005 estaba por debajo de las de Vigo y A Coruña -tercera y cuarta por entonces en el ránking-, ahora ya las ha superado. El centro de Tras os Montes, el más pequeño de todos, con solo 570 profesores, sigue siendo la cenicienta, pero también acorta la distancia con respecto a sus colegas gallegas.

En conjunto, el número de profesores de las tres instituciones gallegas es superior al de las lusas, 4.862 por 4.330, aunque estas últimas tienen más personal dedicado a investigación.

La radiografía, que no deja en muy buen lugar al sistema universitario gallego, fue expuesta ayer por el presidente de la Real Academia Galega de Ciencias (RAGC), Juan Lema, en el acto de apertura del año académico de la institución, presidido por el presidente de la Xunta, y el que también se formalizó el ingreso de los cinco nuevos académicos correspondientes.

La crisis no es la excusa

¿Qué ha ocurrido para que se diese un sorpasso tan brutal? La crisis no es la excusa, porque en Portugal fue aún más grave que en España, pero este país mantuvo la apuesta por la investigación y el desarrollo lejos de los brutales recortes que practicaban sus vecinos.

 «Portugal apostou por un programa de lanzamento da ciencia entre os anos 2000 e 2005, con un plan de captación de talento moi forte e mantivo a aposta durante a crise. Toda esa xente que colleu para facer investigación é o que explica a diferenza», advierte Lema. Y la inversión le salió muy rentable. Los investigadores de las tres universidades del norte luso captaron entre el 2014 y el 2018 1.571 millones de euros en proyectos competitivos que les permiten retroalimentar su sistema de ciencia, por los 451 logrados por las universidades gallegas. En el número de patentes el abismo también es notable: 234 por 447 a favor del país vecino. No hay más secreto que el talento. Y apostar por él.

Por eso mismo el presidente de la RAGC volvió a demandar ayer, con Feijoo como testigo, un pacto de país por la ciencia en Galicia que involucre a toda la sociedad. «A sociedade -destaca Lema- é a que tamén ten que reflexionar, porque os políticos so fan o que esta lles pide».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Las tres universidades del norte de Portugal doblan la producción científica de las gallegas