Científicos gallegos logran activar con un metal reacciones químicas en una célula

Catalizadores de rutenio abren nuevas opciones para atacar el cáncer de forma selectiva


redacción / la voz

En el interior de la célula se llevan a cabo continuamente reacciones químicas que son esenciales para la vida. Es un proceso que realizan de forma natural las enzimas, los auténticos catalizadores orgánicos. Pero, ¿sería posible conseguir transformaciones en el material básico de la vida a partir de elementos artificiales? La respuesta es afirmativa y uno de los grandes pasos para conseguirlo lo acaba de dar un equipo del Ciqus de Santiago, que ha logrado inducir modificaciones a medida en el interior de células de mamíferos a partir de un metal, el rutenio, que actúa como generador de las reacciones químicas. De esta forma se pueden generar respuestas biológicas controladas y selectivas, con lo que se abren nuevas alternativas para atacar de forma especíca a las células tumorales.

Podría ser su aplicación más inmediata, aunque, en realidad, se abre un abanico enorme de hipotéticas opciones terapéuticas en todo tipo de enfermedades metabólicas. Aún queda un recorrido muy largo y de muchos años, pero al menos se vislumbra una luz.

El trabajo, dirigido por José Luis Mascareñas, el único investigador que trabaja en Galicia que accedió al elitista programa Advanced Grant del Consejo Europeo de Investigación, se ha publicado en la revista Journal of the American Chemical Society, la más influyente en el ámbito de la química.

 «Estamos abriendo un nuevo abanico de posibilidades para hacer transformaciones biológicas en el interior de una célula», explica Mascareñas, cuyo trabajo se enmarca en el proyecto europeo MetBioCat. En la investigación, en la que han participado María Tomás-Gamasa, Cristian Vidal y Alejandro Gutiérrez, se ha comprobado que la acción del catalizador artificial indujo reacciones de isomerización -proceso en el que una molécula se transforma en otra con los mismos átomos, pero reordenados de forma diferente-, lo que ha provocado una disminución en los niveles de un antioxidante, la glutationa, que regula el balance oxidativo de la célula

«Lo que hemos descubierto es lo más parecido a lo que hacen las enzimas, que es transformar una molécula en otra, en este caso para mantener el balance oxidativo de la célula», apunta José Luis Mascareñas. Pero quizás lo más importante del nuevo hito científico es que se ha conseguido que un catalizar artificial, un metal, sea compatible con la vida de las células. «Es algo muy difícil de conseguir, pero lo hemos logrado», advierte el científico.

La posibilidad de usar este tipo de enzimas artificiales para propiciar transformaciones metabólicas abre numerosas vías para alterar de forma programada el comportamiento de las células y generar efectos terapéuticos controlados. Por ejemplo, en el caso del tratamiento del cáncer sería posible una terapia combinada en la que, por un lado, se dirijan las enzimas artificiales hacia las células tumorales, lo que es perfectamente factible, y, por otro, se aplique un fármaco convencional, pero inactivado. Una vez en el organismo, los catalizadores reconocerían el medicamento y activarían su principio activo, de tal forma que el ataque solo se efectúe justo en las células cancerígenas. Sustituir una enzima natural defectuosa por otra artificial se plantea como otra aplicación. Pero aún está muy lejos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Científicos gallegos logran activar con un metal reacciones químicas en una célula