Después de un mes de clases en espacios cerrados con ordenadores y las últimas tecnologías, los niños que participaron en los campamentos del centro La Molinera, se despidieron con una fiesta a la antigua usanza. Durante la mañana del jueves 26, los pequeños pudieron refrescarse jugando con un gran hinchable de agua y guerras de globos además de hacer gincanas, juegos y tiro con arco. Los acompañó el concelleiro de Promoción Económica, Jorge Pumar. 

A pesar de que el ocio tradicional es bien recibido entre los niños, también disfrutaron del contacto la ciencia. Han sido cinco los campamentos realizados este verano, sobre técnica audiovisual, realidad virtual, arquitectura 3D, robótica y drones, juntando diversión con aprendizaje. Las opiniones entre los niños son diversas sobre qué ha sido lo mejor, pero coinciden en que aprendieron y se lo pasaron bien a la vez.

"Lo mejor fue aprender a pilotar drones, conocí a mucha gente e hice muchos amigos", cuenta Laura de diez años. Las hermanas gemelas Elsa y Zoe, unas veteranas en estos campamentos, no se deciden entre si fue mejor este año o los anteriores a los que asistieron, pero destacan haber aprendido a utilizar las gafas en 3D y la realidad virtual. "Controlamos los drones, jugamos con el ordenador y aprendimos a usarlo mejor, a crear ciudades y mundos propios"; añade también María, de ocho años. Clausura así el centro dependiente de la Concejalía de empleo del Concello de Ourense las jornadas para acercar más en profundidad la ciencia y la tecnología a los más pequeños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los campamentos tecnológicos de La Molinera llegan a su fin