Una apuesta real por el talento

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

CIENCIA

Los participantes en el encuentro destacaron la importancia de la ciencia básica.
Los participantes en el encuentro destacaron la importancia de la ciencia básica. CESAR QUIAN

Científicos gallegos que trabajan fuera piden programas competitivos para incentivar el retorno de los investigadores

30 dic 2016 . Actualizado a las 10:45 h.

Sin ciencia básica no hay investigación aplicada, ni nuevo conocimiento capaz de transformarse en innovaciones para a la sociedad. Es la base de la pirámide, solo que cada vez es menos sólida, porque las convocatorias de proyectos de investigación, dirigidas tanto a nivel europeo como nacional y autonómico, se centran cada vez más en obtener resultados aplicados. Esto es algo imprescindible, pero sin descuidar la investigación básica sobre la que pivota todo. Es lo que han denunciado en un debate propuesto por La Voz los participantes en la séptima Reunión Gallega de Jóvenes Científicos en el Extranjero, organizada por el Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña en colaboración con la Fundación Barrié, las universidades de A Coruña y Santiago y The Company of Biologist. Al encuentro acuden otros investigadores que trabajan en la comunidad. Los consultados también han incidido en la necesidad de potenciar el retorno del talento y de consolidar a los ramón y cajal o miguel servet, además de ofrecerles contratos más competitivos.

Marisol Soengas (CNIO)

«Perseguir la aplicabilidad a corto plazo tiene garantizado el fracaso». La responsable del programa de melanoma del CNIO cree necesario superar la distinción entre investigación básica y aplicada. «Las grandes potencias en innovación -dice- lo son por su inversión en infraestructuras que permiten patentar, desarrollar e incentivar la comercialización de la propiedad intelectual que producen». Pero entiende que «un gestor que persiga únicamente la aplicabilidad a corto plazo tiene prácticamente garantizado el fracaso». También lamenta que los programas de captación de talento no sean lo suficientemente competitivos, pese a que a los candidatos se les exige currículos muy destacados. «La dotación de estas ayudas es tan mínima que los mejores o bien no vuelven o eligen otros países. Y los que deciden venir no pueden ser realmente independientes». Propone un modelo como el americano, el tenure track

Manuel Irima (CRG)

«Hay grandes talentos que vuelven, pero porque quieren hacerlo, no seducidos por los programas de captación». El investigador coruñés, captado por el programa Icrea de Cataluña para trabajar en el Centro de Regulación Genómica (CRG), apuesta por promover el conocimiento, porque «los grandes descubrimientos y avances nacen de sorpresas de la ciencia básica, nunca de la aplicada». Entiende que los programas nacionales de captación de talento, salvo excepciones, no funcionan porque «no son competitivos». «Por supuesto -dice- que hay grandes talentos que vuelven a España, pero porque quieren por motivos varios, no seducidos por los programas actuales». Apunta que el problema está en los recursos. «Se compite con investigadores de Alemania o Israel por proyectos europeos montando en bicicleta, mientras ellos van en Ferrari».