El Chuvi reduce al máximo la radiación que reciben los niños en un tac craneal

Los radiólogos desarrollan el primer estudio internacional con unos resultados tan avanzados, que han sido publicados en la revista científica European Radiology


Vigo

Un protocolo de los radiólogos, pediatras y neurocirujanos del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, Chuvi, ha logrado reducir drásticamente las dosis de radiación que reciben los niños que se someten a un tac craneal. La proporción de la radiación que recibe el niño es 20 veces inferior a la que se recomienda como referencia, según el doctor José Luis Vázquez Castelo. Este es el primer estudio internacional que consigue estos resultados. Lo ha publicado la revista científica European Radiology.

En los hospitales públicos de Vigo ya se han realizado unos 200 procedimientos con este protocolo. Normalmente se emplea en niños con deformaciones y lesiones óseas, una patología relativamente frecuente y ya es la primera causa de consulta en neurocirugía pediátrica. La reducción de la radiación disminuye los riesgos de provocar lesiones derivadas, como las que se producen en el cristalino del ojo o el aumento de las posibilidades de padecer un cáncer.

El jefe del servicio de Radiología, Xan Vieito, también defiende que se apliquen las mínimas dosis de radiación, siguiendo el principio conocido como ALARA (en inglés, «tan poca radiación como sea razonable». Además, en este caso, la disminución de la radiación no impide tener imágenes diagnósticas de buena calidad.

El trabajo liderado por Vázquez Castelo se publicó a partir de un estudio de 90 casos. Después, se actualizó con otros cien. Estos resultados se presentarán en el Congreso Nacional de Radiología, que se celebra en mayo en Oviedo, y en el europeo de Radiología Pediátrica, que se desarrolla en junio en Ámsterdam.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos

El Chuvi reduce al máximo la radiación que reciben los niños en un tac craneal