«Cuando apareció el mamut de O Incio, un obrero lo tomó por un hueso de vaca»

Ramón Pedreño, antiguo jefe de canteras de Oural y descubridor de un gran fósil en 1961 Ramón Pedreño, antiguo jefe de canteras de la fábrica de cementos de Oural, encontró en 1961 el único mamut hallado hasta ahora en Galicia cuando extraía piedra caliza en Buxán, en el municipio de O Incio. En esa época trabajaba asiduamente con el gran geólogo Isidro Parga Pondal, uno de los fundadores de la empresa Cementos del Noroeste, que fue quien identificó los restos. Cuarenta años después, Pedreño rememora el hallazgo y su colaboración con uno de los más importantes científicos gallegos.


Ramón Pedreño, que vive actualmente en Lugo, empezó a trabajar para Cementos del Noroeste en 1958 y siguió ligado a la factoría de Oural hasta su jubilación.-¿Cómo fue descubierto el mamut de Buxán?-El sitio donde apareció era una pequeña cantera de la que sacábamos caliza para construir la fábrica de cementos de Oural. Uno de los obreros me trajo un día una especie de hueso que acababan de desenterrar y me dijo: «Jefe, mire qué vaca tan grande». Al ver el volumen y la forma de esos restos, me di cuenta de que no podían pertenecer a ningún animal de nuestra fauna y me figuré que serían de una especie antediluviana. Entonces le comuniqué el hallazgo al señor Parga Pondal y le envié los restos al Laboratorio Xeolóxico de Laxe. Algún tiempo después me llamó para decirme que habíamos encontrado un mamut, o un Elephas primigenius, como él dijo. Fue un descubrimiento importante que se produjo por pura casualidad.-¿Dónde estaban exactamente los restos?-Aparecieron en una grieta de la roca que tenía un metro de anchura y unos dos metros de hondo. La grieta se encontraba rellena de arcilla y los dientes y los pedazos de hueso estaban envueltos en ella. Suponemos que fueron a parar allí al ser arrastrada la arcilla desde otro lugar, porque si el animal hubiese muerto en la misma grieta tendrían que haber aparecido más restos.-¿Parga Pondal visitaba con frecuencia la zona?-Él venía mucho por Oural porque, además de ser accionista de Cementos del Noroeste, aplicaba sus grandes conocimientos de geología para hallar yacimientos de caliza. Las tres primeras canteras que explotó la empresa eran pequeñas y en seguida hubo que ponerse a buscar nuevas vetas. Entonces no había mapas geológicos ni los instrumentos que hay ahora y las prospecciones se hacían de forma artesanal. Es decir, pateábamos el monte para examinar el terreno y las rocas, o mirábamos las casas y los muros de las aldeas para ver con qué piedra estaban hechos. Yo he recorrido así muchos montes y pueblos en compañía de don Isidro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Cuando apareció el mamut de O Incio, un obrero lo tomó por un hueso de vaca»