Fuenlabrada, ejemplar competitividad y adaptación al bucle de adversidades

Emilio Rosanes

CDLUGO

Alba Pacheco

El rival del Lugo acumula nueve bajas de jugadores por lesión y sanción

24 feb 2024 . Actualizado a las 12:55 h.

Saliendo de sus respectivas zonas de confort, llegan a la jornada 25 dos entidades con reciente pasado en el fútbol profesional y que profesan entre sí un mutuo aprecio. Cuando parecía que la lógica y los resultados imponían dar continuidad a la etapa de Paulo Alves al frente del conjunto lucense, con dos empates y dos victorias en las cuatro últimas jornadas, el consejo de administración del Lugo ha propuesto dar un giro a la situación con la llegada de Roberto Trashorras. Aterriza el técnico de Rábade en el Ángel Carro con la mochila bastante más cargada de sueños, ilusiones, conocimiento y sentimiento de pertenencia a la ciudad que varios de sus predecesores. La incorporación de Antón, Fran y Fernando al cuerpo técnico, referencias provinciales a nivel deportivo y personal, y la premisa aludida en sus declaraciones de que la felicidad consiste en dar y no en recibir de la propia afición, suponen sobradas garantías para poder revivir el acierto de la decisión adoptada en Tarragona -el Nástic es el actual líder del grupo- confiando la labor técnica en entrenador procedente de sus categorías inferiores.

Por su parte, el Fuenlabrada de Carlos Martínez visita Lugo con ocho jugadores de su plantel lesionados y la baja por acumulación de amonestaciones de una de sus referencias, Alejandro Sotillos, lo que supone un esfuerzo de adaptación a un nuevo contexto, en el que ni siquiera los refuerzos principales del mercado invernal, el extremo William de Camargo y el lateral Bilal Ouacharaf, han podido debutar al encontrarse en procesos de recuperación de sus respectivas dolencias.

1-4-2-3-1 como dibujo

Carlos Martínez ha rendido fidelidad durante el transcurso del campeonato al sistema de juego 1-4-2-3-1, que hace evolucionar a un 1-4-4-2 si las circunstancias adversas del juego les obligan a introducir un segundo delantero y en el que son habituales en las últimas jornadas Javier Belman en portería, con Alejandro Sotillos en el lateral derecho y el joven Samu Rodríguez en el izquierdo, David Alba y Manu Lama en el centro de la defensa, con Ale Galindo y Stephen Buer, una vez cumplido su encuentro de sanción, en el doble pivote; línea de medias puntas con Fer Ruiz en derecha, Álvaro Bravo en el medio centro y Raúl Hernández en izquierda, con el incansable Ilies Faure como referencia ofensiva. La sanción por acumulación de amonestaciones de Alejandro Sotillos en el presente encuentro debiera suponer la titularidad de su sustituto natural, Carlos Vigaray. Menor protagonismo en las últimas jornadas para Carlos Benítez y el veterano Cristóbal Márquez en el medio centro, así como Sergio Benito como referencia ofensiva.

Carencias en el repliegue

El conjunto madrileño muestra un posicionamiento avanzado acompañado de una presión en bloque medio-alta un tanto irregular y circunstancialmente efectiva, con muy aceptable activación tras pérdida, pero con un deficiente repliegue en caso de carecer de efectividad, observándose una excesiva distancia entre líneas generadora de amplios espacios de juego a sus adversarios, especialmente entre la línea defensiva y la de mediocampistas. Y más evidente en sectores exteriores que en sector central, lo que les convierte en vulnerables en las transiciones defensivas.

Abuso del fútbol directo

En cuanto al estilo de juego, los intentos de apostar por un fútbol combinativo en el inicio de temporada y el coste de puntos perdidos en errores cometidos en terreno de juego propio en la fase de inicio del juego ofensivo, les ha hecho evolucionar hacia una propuesta de juego más directo, en el que lucen los desplazamientos en potencia y precisión tanto de su guardameta como de sus centrales, así como la determinación de sus jugadores ofensivos en los duelos directos en balones aéreos. Suelen, además, utilizar los sectores exteriores tratando de buscar, de forma constante, superioridades numéricas en banda, imprimiendo una adecuada velocidad y precisión a sus acciones, evidenciada en sus brillantes transiciones ofensivas. Brillantes en acciones de estrategias con dominio del juego aéreo en ambas áreas, A este nivel destacar a Manu Lama, con tres goles conseguidos de estrategia en las cuatro últimas jornadas.

Contundencia y vigilancias

En fase defensiva, al margen de las dificultades mostradas en las acciones de transición defensiva, agravadas por la reiterada deficiencia en la realización de vigilancias ofensivas, los fuenlabreños evidencian vulnerabilidad en balones jugados a la espalda de sus defensores, como ha podido observarse en los encuentros disputados en las tres últimas jornadas, así como cierta falta de contundencia en acciones de juego desarrolladas en el interior del propio área, en las que los adversarios han sabido obtener importantes réditos de segundas jugadas.