El Real Unión, con la incógnita de una nueva vida

Emilio Rosanes

CDLUGO

OSCAR CELA

El rival del Lugo ha implementado modificaciones importantes en su estructura

02 feb 2024 . Actualizado a las 22:24 h.

Alguien escribió que con amor y paciencia nada es imposible y que quien ama de verdad sabe practicar la paciencia. Dos ingredientes, amor y paciencia, que unen, que elevan y que tienden a purificar vínculos y sentimientos. Nadie pone en duda el amor que profesan hacia sus respectivos colores quienes forman parte de los respectivos consejos de administración de las entidades que contienden en el Stadium Gal este este sábado (20 horas. FEF TV), bien arriesgando parte de su patrimonio personal o bien contribuyendo con su esfuerzo a engrandecer la entidad que llevan en la sangre y cuyos colores fueron defendidos por antepasados familiares que llegaron a levantar al cielo, por cuatro veces, la Copa del Rey.

Lugo y Real Unión comparten una misma filosofía a la hora de entender el término paciencia. El conjunto irundarra acumula el nombramiento de cinco técnicos durante la pasada y la actual temporada. No sirvió para dar continuidad a la labor técnica ni la remontada llevada a cabo en el tramo final de la temporada ni la clasificación alejada de posiciones de descenso de la temporada actual cumpliendo el objetivo de permanencia establecido en la contratación del gallego Fran Justo, tras una racha de siete jornadas disputadas ante rivales de la parte alta de la clasificación con una única victoria ante el trasatlántico de la categoría, Deportivo. Quizá, si el dirigente más importante de la entidad guipuzcoana, Unai Emery, hubiese contado con la misma confianza durante sus primeras temporadas en Almería, Sevilla y Valencia ante rachas de resultados similares, difícilmente hubiese podido alcanzar los rotundos éxitos a nivel europeo que han acompañado su trayectoria.

Un Real Unión dispuesto a romper todos los lazos con su pasado, rompiendo de forma unilateral el convenio histórico con la Real Sociedad para entrar a compartir estructura con el Aston Villa, actualmente dirigido por Emery, justificándose la destitución de Fran Justo como necesaria para la viabilidad del nuevo proyecto.

Mercado de invierno

En la implementación del nuevo proyecto deportivo, más ambicioso según la versión de sus dirigentes, no solo ha variado la estructura a nivel técnico, realizando profundas modificaciones en el plantel durante el mercado de fichajes recientemente cerrado: las incorporaciones del guardameta Charlie Pérez, del centrocampista Carlos Beitia, del lateral derecho Carlos Luna, y, procedentes del segundo equipo del Aston Villa, del espigado central inglés Josh Feeney y del zurdo llamado a establecer una dosis de calidad diferencial en la categoría como es Tommi O´Reilly en la posición de segundo delantero o banda izquierda, tras su debut en competición europea con el primer equipo del conjunto inglés.

Un técnico recién llegado

El nuevo técnico del conjunto guipuzcoano, Íñigo Idiákez, apuesta por alejarse del modelo impuesto por el técnico anterior, tanto en la elección del estilo de juego como en la elegibilidad de jugadores, implantando modificaciones llamativas, como el cambio de guardameta, con la suplencia del capitán Jon Irazusta o la posición en banda, alejada de su escenario habitual, de su jugador más determinante, Alberto Solís. En el habitual sistema de juego 1-4-4-2 parecen contar con la confianza del técnico guipuzcoano Unai Agirre en portería, Marcos Luna en el lateral derecho, Antonio Montoro e Iván Pérez como pareja de centrales y Joseca Márquez en el lateral izquierdo. Ánder Vidorreta y Quique Rivero en el medio centro, con Alberto Solís en banda derecha, Aitor Oyarzun o Asier Córdoba en izquierda y Asier Benito y Antón Escobar como referencias ofensivas, con la incógnita de lo que pueda acontecer con las nuevas incorporaciones.

Un nuevo estilo

Con el nuevo estilo de juego impuesto, se observa un posicionamiento más avanzado, con presión en bloque alto, pero con excesiva distancias entre líneas que facilitan la progresión del juego del equipo contrario. En fase ofensiva, hacen uso de un fútbol mucho más directo, destacando la velocidad de Antón Escobar y la calidad técnica de Quique Rivero filtrando pases a la espalda de la defensa, habiéndose detectado una merma en el rendimiento de su jugador más determinante esta temporada, Alberto Solís, en su nueva demarcación. Asimismo, con el nuevo posicionamiento, resultan más difíciles de observar las brillantes transiciones ofensivas realizadas en la primera fase de campeonato. En el aspecto defensivo, con Íñigo Idiakez continúan manteniendo cierta vulnerabilidad en los duelos individuales ante balones aéreos, lentitud en la disputa de balones filtrados a espaldas de sus centrales, irregularidad en las transiciones defensivas derivadas de la excesiva distancia entre líneas y falta de concentración en la disputa de balones en el interior de su propia área. Esto les ha llevado a la comisión de infracciones sancionadas con el máximo castigo en acciones de escasa peligrosidad para su propia portería.