Dominio inicial, pero sin continuidad

Millán Gómez

CDLUGO

ALBERTO LÓPEZ

13 sep 2022 . Actualizado a las 19:56 h.

El Club Deportivo Lugo jugó seguramente sus mejores minutos de las cinco jornadas durante la primera parte del enfrentamiento contra el Alavés. Jugando continuamente en campo contrario, con precisión en los pases y un alto ritmo de juego. Gol con el protagonismo de Chris Ramos y Jaume Cuéllar, los dos jugadores más desequilibrantes a nivel ofensivo del equipo junto a Sebas Moyano, que merece más minutos de los que tiene desde su llegada al club. Tres goles de Chris Ramos desde que juega de delantero o prácticamente en altura de delantero. Absolutamente diferencial en el juego aéreo y en los balones al espacio. Jaume Cuéllar permite estirar al equipo con su capacidad para mantener el balón. Y el segundo gol de Ramos en La Romareda, marcando desde el suelo, no fue casualidad. Minutos antes realizó el mismo gesto técnico recibiendo en campo propio, de espaldas, girándose y colocando un balón preciso y tenso en profundidad a Jaume Cuéllar, que falló en el uno para uno. El mismo gesto técnico que en el 1-2 en Zaragoza.

Contra el Alavés, el rival dominó desde mediada la primera parte. Progresó con balón y tuvo mucha profundidad, a diferencia del Leganés y del Zaragoza en las dos anteriores jornadas. Y el Lugo sufrió a balón parado, especialmente en los saques de esquina, faceta en la que apenas tuvo problemas contra el Leganés pese a recibir 17 saques de esquina ni en La Romareda con 9 saques de esquina de los zaragocistas. Al Lugo le faltó contundencia en área propia y también cierta precisión en situaciones de ataque propio. No obstante, la mejora de creación ofensiva es cuantiosa con respecto a las dos primeras jornadas, fechas en las que no fueron titulares Chris Ramos y Jaume Cuéllar, ambos atacantes capitales en el equipo.

En el tramo final, los lucenses sí generaron y murieron en área rival. Idrissa Thiam mostró desparpajo y verticalidad, así como el dinamismo y el desequilibrio habitual de Sebas Moyano.