Empate pese a la inferioridad de un Lugo que debe mejorar mucho

Millán Gómez LUGO / LA VOZ

CDLUGO

JUAN ANTONIO GARCÍA (LOF)

25 ago 2022 . Actualizado a las 20:51 h.

l Club Deportivo Lugo suma un punto después de dos jornadas. En dos partidos, donde fue mayoritariamente superado por el rival. Si puntúas cuando eres inferior tienes dos lecturas. Por un lado, significa que es un equipo competitivo por lo difícil que es sumar cuando uno es inferior; pero, por otro lado, es síntoma de que debes mejorar muchas facetas. El Lugo, durante las últimas temporadas, se ha caracterizado por ser capaz de empatar y ganar cuando el rival merecía seguramente vencer. Eso es un mérito. Pero lo lógico es que pierdas cuando eres inferior.

En estas dos primeras jornadas, los lucenses están recibiendo excesivas llegadas con peligro, les está faltando fluidez con balón y crean escasas ocasiones de gol. No obstante, son dos goles marcados en dos partidos. En la primera jornada, con opción clara para el 2-0; y, en el segundo partido, opciones para el 1-2 cuando el Tenerife tenía un jugador menos.

Además, el Lugo ha marcado en dos especialidades: desde el punto de penalti, donde Manu Barreiro es un jugador de élite; y a balón parado, con una falta indirecta con el gol de Alberto Rodríguez, su segundo tanto con la camiseta del Lugo en apenas diecisiete partidos en Segunda División, catorce de ellos como titular. Zé Ricardo, asistente en el gol, tiene esa calidad técnica para aportar ofensivamente. En la primera mitad, ya generó una ocasión a balón parado.

No han sido titulares en las dos primeras jornadas dos jugadores absolutamente claves la pasada temporada: Jaume Cuéllar y Chris Ramos. En el caso de Ramos, ya importante la penúltima liga, especialmente durante la etapa de Mehdi Nafti. Son dos recursos potentes que el Lugo no ha aprovechado por decisión técnica durante la primera mitad en Tenerife y durante tres cuartos de la primera jornada. Dos jugadores susceptibles de ser traspasados, pero dos futbolistas necesarios hoy día. Es más, ambos aportaron con su entrada en Tenerife.

Ramos tiene gol, gana duelos y ataca los espacios. Por su parte, Cuéllar es totalmente capital porque es quién de aguantar el balón con sus conducciones y permitir que el equipo se estire, factor fundamental en un contexto en el que el Lugo es dominado. Tiene esa capacidad para sostener el balón e, incluso, desequilibrar. Tiene dificultades para asociarse y a la hora de finalizar, pero apenas tiene 21 años cumplidos esta misma semana.

Miguel Loureiro entró en el tramo final de ambos partidos. Es un lateral derecho más de perfil defensivo que Jordi Calavera. Loureiro cuenta también con experiencia en la categoría. En un Lugo dominado en estas dos primeras jornadas, seguramente sea un recurso más necesario hoy día que Calavera.

Por otro lado, Neyder Lozano, tras tres años sin jugar un solo partido, está compitiendo con continuidad entre amistosos y partidos oficiales. Comete errores lógicos por su inactividad, pero su lenguaje gestual y su forma de competir transmiten que no tiene miedo alguno y ha superado mentalmente la lesión.