Un punto para cada uno en el toma y daca entre Lugo y Zaragoza

CDLUGO

Carlos Castro

1-1 | Los locales se adelantaron por medio de Chris Ramos y los maños empataron poco después en un penalti

26 sep 2021 . Actualizado a las 23:34 h.

Pudo ganar cualquiera y no lo hizo ninguno. El combate que el técnico local presumía «cerrado» resultó nulo después de un toma y daca constante, eléctrico en los primeros 45 minutos y más pausado en la reanudación. El empate no colmó las aspiraciones del Lugo ni del Zaragoza, que ansiaban un triunfo para fortalecer sus ánimos y ganar desahogo en la clasificación. Se adelantaron los anfitriones en una acción bien trenzada y empataron los visitantes poco después gracias a un inocente penalti de Juan Antonio Ros.

El preparador rojiblanco Rubén Albés, como cabía esperar, repitió alineación, mientras que su homólogo Juan Ignacio Martínez decidió refrescar parte de su frente de ataque dando entrada a Borja Sainz e Iván Azón, protagonistas de la buena puesta en escena del conjunto zaragocista. Con su desparpajo y movilidad, sumada a la de Nano Mesa, generaron momentos de enorme confusión y desorden en la retaguardia local. El primer aviso visitante llegó enseguida. Eguaras, el volante más preciso de los maños, vio por el rabillo del ojo el demarque de ruptura de Nano Mesa y este, tras un perfecto control del esférico, remató fuera con Fran Vieites ya encima. El Zaragoza tomó el mando desde el pitido inicial y en la primera media hora tuvo a su merced a un Lugo que apenas pudo meter un par de centros al área. A los 18 minutos la tuvo Zapater, que remató en plancha en el corazón del área un centro excepcional desde la izquierda de Carlos Nieto.

Zarpazo «albivermello»

El Lugo no avisó. En su primera acción de mérito no perdonó. La jugada, de pizarra, nació en un saque de banda. Hugo Rama lanzó el cuero al otro costado, Gerard Valentín dejó atrás a su marca con un demarraje, la puso al punto de penalti y apareció Chris Ramos para fusilar a Cristian Álvarez con un testarazo. El gol despejó a las huestes de Albés, que invirtieron los papeles e iniciaron un asedio constante sobre el marco de Cristian Álvarez que el Zaragoza ni siquiera puso detener con el gol del empate fruto de un innecesario y claro penalti de Juan Antonio Ros sobre Iván Azón. Señé, Manu Barreiro y Chris Ramos —la más clara— tuvieron oportunidad de romper las tablas antes del intermedio—.