La salvación exige un final épico

El Lugo necesitará sumar 11 de los 15 puntos que quedan en juego para alcanzar la media de la permanencia (48) de las ocho últimas temporadas


Con solo 37 puntos en su cuadrícula, el Lugo se agarra como un poseso a las matemáticas para conservar la fe en la permanencia. Los números le aportan el oxígeno suficiente para no desplomarse y seguir con vida en una apretada guerra a la que solo le quedan cinco batallas. Todavía restan 15 puntos en juego y los albivermellos están a cuatro de las plazas que le permitirían renovar su condición de equipo de Segunda, pero su margen de error se ha visto reducido a la mínima expresión tras 15 jornadas sin triunfos.

Es evidente que a los de Albés ya solo les queda apelar a la heroica para acabar la liga fuera de los cuatro últimos puestos. Desde que el Lugo regresó a Segunda División en el 2012, la media de la permanencia se sitúa en los 48 puntos, un cifra que le obligaría a ganar cuatro de los cinco partidos restantes o, cuando menos, sumar tres victorias y dos empates. En las ocho últimas temporadas el umbral de la permanencia nunca estuvo por debajo de los 45 puntos. Ese fue el valor más bajo, en la campaña 2014-2015, mientras que cuando más alto estuvo el listón fue en el curso pasado, en el que se necesitaron 51 puntos para seguir en la categoría.

Con el Tenerife prácticamente a salvo, el Oviedo y el Zaragoza muy cerca y el Albacete con más de pie y medio en la Primera RFEF, Castellón, Alcorcón, Logroñés, Sabadell y Cartagena constituyen la principal competencia del Lugo por la salvación. Y el calendario de todos ellos es similar al de los lucenses. El cuadro riojano es el único de este grupo que no se enfrentará con rivales directos, mientras que el Castellón, el Lugo y el Sabadell jugarán un partido más a domicilio que en casa en estas cinco últimas jornadas del campeonato.

La puntuación más baja desde su regreso a Segunda

Nunca tan cerca del precipicio se había visto el Lugo en las nueve temporadas consecutivas que lleva en Segunda División. Es la primera vez que encara las cinco últimas jornadas de la competición por debajo de los 40 puntos, lo que le convierte en un serio candidato al descenso y lo aboca a mejorar la hazaña de las dos últimas temporadas, las dos únicas en las que el Lugo llegó a estas alturas de liga ocupando puestos de descenso.

Hace un año, el equipo lucense presentaba 41 puntos y le separaban 3 de la permanencia, mientras que hace un par de temporadas sumaba 40 y su desventaja con los puestos de salvación era de solo 1 punto. Hasta entonces nunca había tenido grandes problemas para certificar su continuidad en la categoría. Fue en el curso 2012-2013, el de su regreso a la categoría, cuando más lejos estaba del pozo a cinco jornadas del final. Con 49 puntos en su casillero, 13 le separaban de las cuatro últimas posiciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La salvación exige un final épico