Empate cruel para el Lugo en Girona que prolonga la mala racha lejos de casa (1-1)

David Cofán LUGO / LA VOZ

CDLUGO

Eddy Kelele

El equipo de Luis César completó un gran partido en Montilivi pero no tuvo la suerte de cara. En un gran primer tiempo, El Hacen adelantó a los lucenses.

13 mar 2021 . Actualizado a las 20:43 h.

Fue cruel el fútbol con el Lugo. Un gol en el 90 echaba por tierra el gran trabajo del equipo de Luis César, que saboreaba ya una victoria merecida, que pondría fin a una racha de cinco meses sin ganar fuera que sigue aumentando. Lejos de caer en el desanimo, este debe ser el camino a seguir para retomar la senda del triunfo y sellar la permanencia.

El Lugo no quiso especular en su salida al césped de Montilivi. A los dos minutos, Appiah y Venancio estuvieron cerca de abrir el marcador, el primero en una internada en el área rival y el luso con un remate de cabeza que salió rozando el larguero. Toda una declaración de intenciones.

Una nueva diablura de Arvin Appiah provocó el primer gol del Lugo. Esta vez el inglés eligió bien, y tras adentrarse en el área tras una contra vertiginosa puso un balón de oro a El Hacen, que como de costumbre llegó de segunda línea para rematar el balón al fondo de la red. A los siete minutos el equipo de Luis César no solo comandaba el marcador con justicia, sino que incluso podría haber aumentado su renta con algo más de fortuna.

No sé puede decir que el Girona no lo intentase. Con Couto y Aday llegando a línea de fondo y poniendo balones a la cabeza de Stuani, los catalanes trataban de igualar la contienda, pero no conseguían generar peligro. Más férrea que ante el Fuenlabrada, la zaga repelía las acciones con relativa calma.

Quien sí generaba peligro era el Lugo. Appiah. Sus incursiones y las de El Hacen desde el mediocentro generaban un constante desasosiego al rival. El gol se le resistía al extremo inglés, que a cinco del descanso obligó a Juan Carlos a hacer una sensacional estirada después de su enésima internada en el área.

El Lugo ponía el punto y final al primer acto con una ocasión clarísima de El Hacen, que controló solo en el área un balón largo de Campabadal, su potente remate salió silbando el travesaño.

El Girona salió del descanso con mayor intensidad en ataque. Con un Lugo centrado en salir a la contra, el equipo de Francisco redobló sus esfuerzos en ataque e hizo sufrir de verdad a los de Luis César. Nahuel primero y Santi Bueno (a puerta vacía) pudieron poner el empate, ganado puntos en la batalla por el merecimiento.

Luis César renovó los costados tras introducir a Valentín y Herrera en detrimento de unos agotados Puma y Appiah, que se quedó sin el premio del gol a su espléndido partido. También refrescó el centro del campo con Seoane, e incorporó a Manu Barreiro por un lesionado Carrillo.