Empate agridulce para el Lugo en el estreno de Luis César (0-0)

El conjunto albivermello no pudo con un Fuenlabrada en inferioridad que falló hasta cuatro mano a mano. El empate deja al equipo a seis del descenso y conservando la imbatibilidad en casa en las últimas once jornadas


Lugo / La Voz

El empate cosechado por el Lugo de Luis César en su estreno genera sentimientos encontrados. Por un lado, el equipo fue más dinámico arriba, con un juego más vistoso pero por el otro se vio a un conjunto endeble en defensa, muy alejados de la solidez conferida por Mehdi Nafti.

La puesta en escena del Lugo de Luis César comenzó con una apuesta clara por la posesión, con Xavi Torres entre centrales para salir desde atrás con el balón jugado. Una diferencia notoria con el modelo de Nafti, más defensivo, con transiciones rápidas y repliegues que colocaron al Lugo como el equipo con menos posesión del campeonato.

Mientras se acostumbraban a esta novedad, el Fuenlabrada aprovechaba su alta presión para indagar en las dificultades rojiblancas. A los tres minutos un exceso de confianza de Marcelo casi le cuesta caro al Lugo, salvando el primer tanto Ander Cantero con una gran parada. No se encontraban cómodos los de Luis César con la asfixiante presión madrileña y su juego directo. Lo positivo era que en ataque también generaban problemas al rival, aprovechando las constantes subidas de Campabadal.

Los brotes verdes en el ataque, más vertical y dinámico que de costumbre, contrastaban con una endeble y nerviosa zaga, que seguía sufriendo lo indecible con los desmarques de Kanté. A la media hora ya eran tres los mano a mano que desperdiciaba el Fuenlabrada.

El Lugo llegaba vivo al final de la primera parte, incluso con una leve mejoría, teniendo más presencia arriba y sufriendo menos por el bajón físico del Fuenla, que se lamentaba por perdonar tanto.

ENo secó la pólvora en el descanso el cuadro madrileño, que a los ocho minutos de la reanudación, estrellaba un balón al travesaño de la mano de Franchu, con un golpeo sensacional. De nuevo se libraba el equipo de Luis César, que mostraba una animosidad ofensiva que le estaba costando disgustos atrás.

El cambio de Gerard Valentín por Appiah sorprendió, pero supuso refrescar la banda por la que los rojiblancos generaban más complicaciones al rival. Su salida provocó la expulsión de Glauder por segunda amarilla tras soltar un manotazo al catalán. La expulsión permitía al Lugo tomarse un respiro atrás e incidir en lo que estaban demostrando mejorar, su ataque. Para ello retiró a Xavi Torres por El Hacen, que volvía tras un mes de ausencia, buscando llegadas desde segunda línea en un jugador con un espléndido despliegue físico.

No obstante, el equipo de Luis César no conseguía hacer daño real al Fuenlabrada. Su peligro estaba más relacionado con centros e individualidades que con la propia elaboración del juego. El arousano se fue descaradamente a por el partido dando entrada a Carrillo y Herrera a menos de diez minutos para el final.

Los albivermellos estaban monopolizando el esférico desde la expulsión, cada vez echando más atrás a un Fuenlabrada que de vez en cuando se asomaba al balcón del área de Ander Cantero. Con todo, las ocasiones no aparecían y la ansiedad sobrevolaba el Ángel Carro. El Fuenlabrada quien tendría la más clara del partido, con un mano a mano de Borja Garcés que erró para fortuna lucense.

Una llegada de Gerard Valentín era la última opción de un Lugo que se conformaba con un empate agridulce que lo mantiene a seis del descenso, enrachado en casa y con elementos positivos sobre los que construir un equipo ganador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Empate agridulce para el Lugo en el estreno de Luis César (0-0)