El Lugo reina en las acciones de estrategia

Exceptuando los penaltis, solo ha recibido un gol a balón parado esta temporada


Lugo / La Voz

Para poder sobrevivir en la siempre molesta y compleja Segunda División, tienes que dominar el balón parado. En un fútbol cada vez más igualado, los diferentes cuerpos técnicos deben elaborar diferentes fórmulas para conseguir crear el resquicio necesario para batir al rival. Con el paso del tiempo las jugadas de estrategia en el fútbol se han convertido en un sustento esencial para algunos equipos -especialmente los de menos calidad- y una tortura para otros que no son capaces de defenderse con garantías en este ámbito.

El Club Deportivo Lugo es uno de esos conjuntos que ha tenido que perfeccionar el balón parado para añadir un arma más en su lucha por mantenerse en el profesionalismo. Si excluimos los penaltis, que es la forma más básica de ejecutar una acción a balón parado, esta temporada el Lugo solo ha encajado un tanto en jugada de estrategia. Curiosamente, no fue una acción demasiado estratégica, ya que Enzo Loiodice, de la UD Las Palmas, marcó tras un saque de falta directo que golpeó en un contrario y despistó a Cantero. Como tal es un gol a balón parado, el último gol encajado en casa, pero en los que más dolores de cabeza presentan a los defensores, tras un córner o en una falta colgada al área, el Lugo no ha tenido ningún problema. La contundencia y concentración de la zaga lucense ha facilitado las cosas. Tanto con Juanfran como con Nafti, la línea defensiva del equipo ha sabido imponerse en el juego aéreo con maestría, siendo imposible para el contrario acechar la meta rojiblanca. Si por algún motivo la primera línea fallase, bajo palos, Ander Cantero ha desbaratado cualquier opción de peligro con reflejos felinos y buena colocación.

Letales en el área rival

De los 21 goles que han anotado, ocho han sido a balón parado. Cuatro de penalti, todos de Manu Barreiro, pero, como explicamos anteriormente, la importancia reside en aquellos fruto de envíos al área. Otros cuatro goles engrosan la eficacia de la pizarra de Juanfran y sobretodo Nafti, con tres goles anotados en su etapa. El primero se produjo ante el Cartagena obra de Carrillo a la salida de un córner botado en corto. Contra el Castellón, un envío directo desde la esquina lo aprovechó Iriome para el 0-1. Los dos siguientes tuvieron a Hugo Rama como protagonista, asistiendo a Venancio contra el Málaga y el segundo, anotando él mismo ante el Tenerife.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Lugo reina en las acciones de estrategia