El Lugo visita al Mirandés en Anduva buscando volver a la senda de la victoria tras tres partidos

DAVID COFÁN LUGO / LA VOZ

CDLUGO

ALBERTO LÓPEZ

Nafti pierde al «Puma», pero recupera a Xavi Torres y se lleva dos del filial

05 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El Lugo visita el Estadio de Anduva (18.15 horas/Movistar LaLiga) con la necesidad de demostrar que son capaces de ser ese equipo ilusionante y efectivo del inicio de la era Nafti, e incluso con Juanfran en el tramo final de la campaña pasada.

La exigencia del Lugo se marca por su propio rendimiento. Tras acostumbrarnos a un buen fútbol acompañado de resultados, las expectativas -aunque no fuese la intención de Nafti-, crecieron de manera evidente. El Lugo demostró que podía competir de tú a tú a cualquier rival e incluso, ganar partidos, algo que parecía haberse borrado de la mente de los futbolistas en los últimos partidos con Juanfran. Es por ello que los tres puntos de doce en los últimos cuatro partidos, generan una cierta sensación de decepción, acompañada de la resignación propia de aquellos aficionados conscientes de las dificultades del Lugo y el meritorio camino hasta la fecha en la competición de plata.

Hay dos factores que han afectado a los resultados del club lucense. En primer lugar, tramos de mal juego acompañados de cierta relajación, suficientemente palpable en una competición que no permite ni un solo suspiro. La pésima imagen ante el Alcorcón fue mejorada desde una mayor contundencia atrás contra el Oviedo, una mayor verticalidad en Málaga y con ciertos tramos de buen fútbol frente a Las Palmas. Sin embargo, en todos estos partidos falló la continuidad en el juego, provocando momentos de vacío futbolístico, que, unidos a una menor dosis de fortuna, evitaban que el Lugo se hiciese con los tres puntos.