Volvieron los goles para los lucenses, pero no los tres puntos

David cofán LUGO / LA VOZ

CDLUGO

LOF

El Lugo no anotaba dos goles en un partido desde la octava jornada

28 nov 2020 . Actualizado a las 17:22 h.

La inmensa mayoría de los aficionados del Lugo hubiese firmado sin dudar un empate a dos en La Rosaleda. Un punto fuera de casa, aguantando el envite de un clásico de la categoría y logrando cortar la sequía goleadora tras dos jornadas a cero. Sin embargo, este punto tiene un regusto tremendamente agrio. Con un futbolista más durante media hora y un 0-2 al descanso, las sensaciones son como si de una derrota se tratase.

Eficacia arriba

Sin embargo sí que se pueden extraer algunas conclusiones positivas del partido del viernes en la Costa del Sol. El Lugo se convirtió en un equipo preciso y eficaz en el área contraria, algo que, si bien también se estaba mostrando en otros encuentros, comenzaba a preocupar a los aficionados tras dos jornadas en las que no solo no anotaron goles, sino que su bagaje ofensivo fue muy pobre. Los de Mehdi Nafti terminaron el partido del Alcorcón con cinco disparos en todo el partido, uno entre los tres palos. Datos idénticos a los que se produjeron en la visita del Oviedo al Anxo Carro.

Anoche contra el Málaga, el peligro en ataque fue también escaso, con siete disparos, cuatro de ellos a puerta. La gran mayoría en la primera mitad. No obstante, fueron capaces de sacar un mayor provecho a sus llegadas con dos tantos. El primero en una gran acción entre Iriome, El Hacen y Hugo Rama. Y el segundo en las botas de Venancio, que aprovechó el rechace de su primer remate de cabeza. En escasos 13 minutos el Lugo consiguió anotar tantos goles como en las últimas cuatro jornadas. Frente a Espanyol, Albacete, Alcorcón y Oviedo convirtieron dos goles, Carrillo en Cornellá-El Prat y el segundo obra de Manu Barreiro desde los once metros.