El Lugo busca reponerse de la primera derrota de la «era Nafti»

Los lucenses no consiguieron puntuar a pesar de jugar un gran partido ante el Espanyol


Lugo / La Voz

Todo el mundo sabía que este día iba a llegar. Más tarde o más temprano, pero iba a llegar. Y afición, jugadores y entrenador tendrían que enfrentarse a ello. El Club Deportivo Lugo cayó derrota por primera vez desde la llegada de Mehdi Nafti al banquillo del conjunto lucense, hace ya seis jornadas. Se corta la racha que muchos bautizaron como «el efecto Nafti». El Espanyol, líder inexorable de la categoría, impuso su talento ofensivo ante un Lugo que peleó con sus armas hasta el final, pero que no consiguió puntuar por primera vez desde la derrota ante el Mallorca, que significó la destitución de Juanfran.

Seguramente, si le hubieran dado a Mehdi Nafti el poder de decidir cómo sería su primera derrota con el Lugo, el tunecino hubiera escogido una muy parecida a la que se dio ante el Espanyol: caer jugándole de tú a tú al mejor equipo de la categoría, incluso con varias lesiones de jugadores clave en la plantilla. Según él mismo, «no hay buena forma de perder», pero está claro que la imagen que dejó el Lugo en el RCDE Stadium no fue, ni mucho menos, la de un equipo que no luchó por la victoria. Los franjirrojos cuajaron un gran partido defendiendo en bloque bajo con una férrea defensa de cinco, y reaccionando de la mejor forma posible al gol de Adrián Embarba que abrió el marcador. Carrillo empató el partido apenas unos minutos después de encajar, y el equipo buscó lo mismo con el segundo del Espanyol, firmado por Raúl de Tomás, pero fue imposible. El talento del Espanyol, que supo bajar al barro y resistir a una situación que no había vivido hasta entonces este año, se impuso al empuje lucense.

La racha de grandes resultados del Lugo desde la llegada de Nafti, por lo tanto, se ha quedado en cinco jornadas de ensueño: cuatro victorias, un empate -en la última jugada, en Tenerife-, tres goles en contra -dos de penalti- y un ascenso meteórico desde el vigésimo puesto hasta el sexto. Ni los más optimistas podrían haber vaticinado unas semanas tan fructíferas. Y no solo eso. Es que, incluso en la derrota, el Lugo ha levantado aplausos en todos los rincones de España. Aficionados y rivales se han deshecho en elogios hacia el conjunto franjirrojo, que ha demostrado que, aún perdiendo, la imagen de un equipo correoso, competitivo y comprometido no se ha ido.

Posibles causas de la derrota

Jugadores de gran importancia en el vestuario como Iriome o Ander Cantero, comentaron en las últimas fechas que querían «disfrutar de la racha mientras durase», y no pensar en qué sería de ellos cuando llegase la primera derrota. Ahora esa derrota ha llegado, y el Lugo debe afrontar esta nueva fase, con menos presión por obtener resultados, y con el ánimo intacto para, quién sabe, iniciar otra buena dinámica. Las lesiones seguramente han sido una de las causas de esta derrota. El Lugo viajó a Barcelona sin el Puma, Valentín, Iriome, Xavi Torres y Borja Domínguez. Bajas de jugadores tan importantes, sin duda, condicionan la plantilla disponible. En las próximas jornadas, el Lugo buscará reponerse ante el Albacete, el Alcorcón y el Oviedo. Con bajas, sí, pero con ganas de volver a la senda de la victoria y seguir haciendo honor a su magnífica fama, conseguida desde el trabajo y el compromiso que caracteriza al equipo desde que Nafti pilota el barco.

Kevin Larsen: «No creo que nadie pueda pararnos a Seydou y a mí si jugamos juntos»

André S. Zapata
Kevin Larsen, pívot del Leche Río Breogán de Lugo
Kevin Larsen, pívot del Leche Río Breogán de Lugo

El pívot danés habla sobre la cuarentena, el equipo y el ambiente del vestuario

Es casi imposible saber qué tiene que tener una persona para triunfar en la vida, sea cual sea su cometido. También lo es en el caso de los deportistas, un sector de altísima exigencia. La determinación, sin embargo, sería nombrada como una de las características esenciales para alcanzar el éxito. Sobre todo, si eso implica recuperarse de algún fracaso. Kevin Larsen (Copenhague, Dinamarca, 1993) sabe lo que cuesta sobreponerse a los reveses de la vida. En el año 2014, intentó acceder a la NBA. No lo consiguió. En el 2019, Bilbao Basket prescindió de él tras el ascenso a la liga ACB, en el que fue fundamental. Lejos de hundirse, usó esos fiascos como combustible. No le faltaba razón a Michael Jordan cuando decía aquello de «he fracasado una y otra vez en mi carrera. Por eso he tenido éxito».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Lugo busca reponerse de la primera derrota de la «era Nafti»