Hace 25 años, el Lugo esperaba con ilusión el inicio de la liga de Segunda B

Los rojiblancos derrotaron al Compostela, que estaba en Primera, en Betanzos

Jugadores del Lugo, celebrando el ascenso en el 2012, tras superar al Cádiz en el Ramón de Carranza en los penaltis
Jugadores del Lugo, celebrando el ascenso en el 2012, tras superar al Cádiz en el Ramón de Carranza en los penaltis

LUGO / LA VOZ

Los torneos de verano satisfacían las ganas de fútbol de los aficionados, permitían a los entrenadores hacer pruebas y podían dejar algún beneficio económico a los organizadores. En tiempos en los que el deporte, como la sociedad, aún era mucho más analógico que digital, de un partido de pretemporada incluso se podían extraer impresiones sobre la trayectoria de un equipo en el inminente campeonato.

Algo así le ocurrió al Club Deportivo Lugo en el verano de 1995. Los rojiblancos, un club de Segunda B, derrotaron al Compostela, que entonces estaba en Primera División, en el trofeo Cidade de Betanzos. El equipo santiagués acababa de concluir su primera temporada entre los grandes; tenía jugadores con experiencia en la máxima categoría -Nacho, Abadía o José Ramón, entre otros-, y estaba entrenado por Fernando Vázquez, que había dirigido al Lugo en la anterior temporada.

El Lugo logró una clara victoria (4-2), con cuatro goles en la primera parte, que limpió de nubes el horizonte deportivo. Antes el equipo había perdido contra clubes de categorías inferiores -el Alfoz o el Lemos, por ejemplo- y sufrido incluso goleadas: el Racing de Ferrol, en la misma categoría que los lucenses, logró un claro triunfo (6-2).

El partido de Betanzos fue una inyección de optimismo para el equipo, entrenado entonces por el asturiano Manuel Ángel Muñiz. El técnico reconocía que la plantilla era algo corta; la directiva seguía teniendo como prioridad la reducción de la deuda, y el equipo jugaría en Vilalba su primer partido como local por estar recién arreglado el césped del Ángel Carro. Esos detalles no se olvidaban, pero la victoria contra el Compostela parecía haberlos dejado en un segundo plano.

El primer partido fue una prolongación de las buenas expectativas, ya que el Lugo ganó al Endesa en A Pontes (0-1). El segundo, jugado en Vilalba, supuso una pequeña desilusión, pues el Tenerife B logró un empate (2-2). Al final la temporada no fue muy diferente de la anterior: el equipo acabó undécimo, solo un puesto por encima de la clasificación lograda un año antes. De todos modos, su grupo parecía de los más fuertes de la Segunda B, puesto que tres de los cuatro primeros -Las Palmas, Ourense y Atlético de Madrid B- acabaron ascendiendo a Segunda A. El Compostela, goleado por el Lugo en pretemporada, tampoco era débil entonces en Primera: acabó la temporada 1995-96 en el décimo puesto, tras haber estado 28 jornadas entre los seis primeros.

Hubo que esperar al 2012, casi 20 años, para que el Lugo acabase la temporada con un éxito indudable, digno de pasar a la historia. El equipo ascendió a Segunda División e inició una etapa en la categoría de plata que todavía se mantiene.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hace 25 años, el Lugo esperaba con ilusión el inicio de la liga de Segunda B