El vuelo más cercano del Lugo

Viajó en avión a Santander, a través del aeropuerto de A Coruña, siguiendo unas medidas estrictas de aislamiento, con un hotel cerrado solo para ellos


Llegó, vio, venció... Y poco más. Porque lo del Club Deportivo Lugo en su visita a Santander no dio para más. Es lo que tiene el estricto protocolo de la Liga en materia de seguridad sanitaria, para con ello minimizar cualquier riesgo y asegurar el negocio (terminar la temporada). Viaje en avión privado, encerrados a cal y canto en el hotel y retorno nada más concluir el duelo. Todo, pagado por la patronal de clubes.

La ida

Dos autobuses hacia A Coruña y avión a Santander. Pocos ejemplos (o ninguno) en la historia del deporte gallego habrá de equipos que viajen en avión a una localidad tan cercana como Santander (a 300 kilómetros en línea recta del Ángel Carro y a menos de cuatro horas en autocar). Pero el Club Deportivo Lugo lo hizo, gracias a la financiación de la Liga, para controlar al máximo la salud de la expedición. La plantilla salió de la ciudad amurallada el viernes tras pasar con éxito los pertinentes test serológicos, y lo hizo en dos buses hacia A Coruña (en uno los jugadores y el delegado y en el otro el resto de la expedición). Les abrieron el aeropuerto de Alvedro para ellos y cogieron un vuelo privado hacia Santander, también operativo solo para el equipo. Una hora de bus y otra de avión. Dos en total.

La estancia

Un día de aislamiento, sin contacto con el exterior. Nada más llegar al aeropuerto Seve Ballesteros de la capital cántabra, otros dos autobuses estaban esperando a la expedición para trasladarles al hotel, situado en la propia ciudad y cerrado a cal y canto, solo para ellos. Los jugadores descendieron del autocar de uno en uno, dejando márgenes de seguridad y equipados con guantes y mascarillas, y se fueron directamente a sus respectivas habitaciones. Todas individuales, para que no tuvieran contacto unos con otros. Cada futbolista estuvo recluido en su habitación, sin poder recibir visitas ni la posibilidad de bajar al salón principal durante la tarde-noche del viernes y la mañana del sábado. Ni hubo el tradicional paseo por El Sardinero para estirar las piernas. Solo tuvieron contacto con otros miembros de la expedición en el momento de la cena, del desayuno y de la comida. Y siempre a dos metros.

El partido

Reducir al máximo cualquier contacto que no sea esencial. Del hotel al estadio, el mismo procedimiento de los dos autobuses. Cuando los jugadores llegaron al campo, tras pasar los pertinentes controles de temperatura, se dirigieron directos al vestuario, en donde tenían ya todo preparado para vestirse. Solo los titulares y el entrenador, en el momento del partido, quedaron liberados de la mascarilla.

La vuelta

Regreso directo. Nada más acabar el partido, la expedición montó de nuevo en los dos buses, que los llevaron directamente al aeropuerto de Santander (con 3 puntos en la maleta). Una hora después aterrizaron en A Coruña, y otra vez a Lugo, por carretera, en dos buses. Siempre manteniendo las distancias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El vuelo más cercano del Lugo