Tino Saqués: «¿Vender el Lugo? Todo tiene un precio»

El presidente deja abierta la posibilidad de deshacerse de sus acciones y que el Lugo cambie de propietario


A finales de mayo del 2015 compró por 1,6 millones las 150.000 acciones que correspondían al Concello y la Diputación para convertirse en presidente y tomar el control del Club Deportivo Lugo. Dueño del 57,9 %, del capital social, Tino Saqués (Lugo, 1961) siempre ha estado en el ojo de huracán y no hay partido en el Ángel Carro en el que no tenga que escuchar cánticos en su contra. Que el club arroje unos datos económicos ordenados y haya echado raíces en Segunda División actúan en su defensa, pero no le exime de las críticas. En la actualidad, el mandamás se esfuerza por despejar un horizonte al que la pandemia llevó más nubarrones de los que ya había por la peligrosa situación en la clasificación.

-¿Está viviendo sus momentos más duros como presidente del Lugo?

-Estoy viviendo los momentos de mayor incertidumbre. Gestionar esta situación no es fácil. La alarma sanitaria nos tiene muy preocupados a todos, a pesar de que Lugo es de las provincias menos afectadas, y el escenario es muy incierto.

-El Lugo ha aplicado un ERTE. ¿Lo creían inevitable?

-Fue una decisión fastidiada, difícil de tomar, pero dado el escenario que se nos podía venir encima, y que aún puede venir, creemos que se trata de una decisión responsable y tomada con rigor. Si el campeonato no se reanuda dejaríamos de ingresar del orden del 25 % del presupuesto; o lo que es lo mismo, una cantidad por encima de los 2 millones de euros.

-¿No exploraron otras vías?

-Por supuesto, de ahí que tardáramos tanto en solicitarlo. Estuvimos valorando otras alternativas. Veíamos el futuro muy negro con la competición interrumpida y no quedó otra.

-Algunos clubes como el Celta y el Deportivo encontraron la fórmula para evitar el ERTE.

-Cada uno tiene sus circunstancias y toma las decisiones que entiende que son las más interesantes para la entidad y su personal. Nosotros entendimos que lo ideal era la aplicación del ERTE dentro de una negociación consensuada con los trabajadores.

-El recorte salarial a cada miembro de la primera plantilla ronda el 70 %. ¿Es así?

-Así es, que equivale a un 10 % del salario bruto anual.

-¿Se han suspendido contratos entre el resto del personal?

-Sí. Hay algunos que se han suspendido porque no tienen actividad alguna en estos momentos y volverán al puesto de trabajo en cuanto se reanude. También tenemos empleados con reducción de jornada; algunos con el 50 %, otros con el 30 %...

-¿Cuántos contratos han quedado sin efecto?

-(piensa) Pueden ser entre un 15 y un 20 % de los 97 trabajadores que tenemos en total.

-El ERTE perderá su vigencia en cuanto se levante el estado de alarma, ¿no?

-Evidentemente. Y si las cosas transcurren como hasta ahora, será el próximo 10 de mayo.

-Lo que no garantiza que la Liga pueda continuar. ¿Cuál es su impresión? ¿Se reanudará?

-Buena pregunta... Mire, hay veces en las que veo que es factible que se vuelva a jugar y otras en las que tengo más dudas porque intervienen muchos actores entre los que unos autorizan y otros dicen que no porque los intereses son distintos... Aquí intervienen el Consejo Superior de Deportes, la federación, la Liga, la asociación de futbolistas, el Ministerio de Sanidad... Es difícil saber qué va a pasar.

-Usted es miembro de la comisión delegada de la Liga. ¿Cuál es el sentir general?

-La gran mayoría de los clubes quieren que se reanude la competición siempre y cuando se tengan los medios. Queremos disponer de, al menos, cinco semanas de entrenamiento y volver a competir con garantías y dentro de unas precauciones para evitar contagios, algo que con el protocolo que está pensado es prácticamente imposible que los haya.

-Ese protocolo es una utopía para el Lugo.

-Lo que realmente se busca es que las autoridades den luz verde a la vuelta a los entrenamientos. Cuanto más riguroso sea, menos problemas te pueden poner. Tiene puntos que para nosotros serían imposibles de cumplir, ya que no tenemos residencia ni varios campos de fútbol, pero nos podríamos arreglar.

-¿Le parecen exageradas las medidas?

-No veo lógico un plan tan estricto de prevención para ir a trabajar a un campo de fútbol donde no hay nadie externo. ¿Por qué hay que darle tantas vueltas? Para ir a trabajar a la construcción, por ejemplo, no ocurre lo mismo. Cuanto más tarde volvamos a los entrenamientos más tarde se reanudaría la competición.

-Cancelar definitivamente la liga y que no haya descensos, o seguir para cobrar el dinero de la televisión. ¿Qué le interesa más al Lugo?

-Lo que más le interesa al Lugo es no descender, seguir en Segunda División, pero el tema económico también es importante, aunque tenemos claro que no vamos a cobrar el 100 %. El escenario ha cambiado un montón y a las operadoras les va a repercutir, sobre todo aglutinar tantos partidos en tan poco espacio de tiempo. Tampoco el no jugar nos garantiza la permanencia. Yo me inclino por volver a jugar, siempre que se pueda, y conseguir la salvación en el campo.

-¿Adoptarían medidas judiciales si bajan al Lugo sin haberse completado el campeonato?

-Evidentemente. Sería una injusticia.

-La gran mayoría de los jugadores del equipo acaban su contrato el 30 de junio. ¿Eso podría ser un problema si se reanuda la Liga?

-No. Entre ellos hay muchos que están cedidos y con resto sería cuestión de sentarse a negociar. Nuestros futbolistas son comprometidos y no me cabe la menor duda de que harán todo lo posible para seguir y lograr la permanencia.

-Siempre ha negado que fuera a vender el club. ¿La situación actual le empuja a reconsiderar su postura?

-Nunca dije que no fuera a vender el club. Lo que negué fue esas reuniones que decían que había tenido con mexicanos, con unos, con otros... ¿Que un día pueda vender mi paquete accionarial? Todo tiene un precio y nunca se sabe. A veces ocurren cosas en la vida que te hacen cambiar de opinión.

-¿Este panorama tan extraordinaria, por ejemplo?

-No, esta situación no tendrá nada que ver en que tome una decisión u otra. En estos momentos solo pienso en encontrar una solución para salir de esto de la mejor manera posible. O mejor dicho, salir lo menos tocado posible para que la próxima temporada podamos currar, mostrar ingenio y hacer una buena plantilla.

-Según análisis de expertos en la materia, el valor real del Lugo en la actualidad rondaría los 14 millones de euros.

-Puede ser. De hecho, otros clubes de las características del Lugo se vendieron por cifras muy parecidas.

-Las 150.000 acciones que le convirtieron en accionista mayoritario le costaron 1,6 millones de euros. Sería un buen negocio.

-No ha hecho bien los números... Yo ya tenía acciones antes de adquirir las que tenían el Concello y la Diputación, y a posteriori también incorporé más paquete accionarial.

-Desde Córdoba llegaron noticias que le vinculaban al futuro del club cordobés.

-Lo único que hay de cierto es mi buena relación con los dirigentes que estaban entonces en el club y que les echamos una mano económicamente, pero no tengo ningún interés en comprar el Córdoba.

-Los abonados del Lugo no volverán a ver en directo esta temporada al equipo. ¿Recibirán algún tipo de compensación?

-Evidentemente. La idea inicial era compensarlos con importantes descuentos en el abono de la próxima temporada, pero tampoco sabemos cómo será. Vamos a ver qué solución encontramos, aunque puedo garantizar que van a tener alguna compensación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Tino Saqués: «¿Vender el Lugo? Todo tiene un precio»