Josete Malagón: «Sin este problema seguramente no hubiera visto nacer a mi hijo»

Ve «el lado bueno» de un encierro en el que fue padre y vive «entre pañales, ejercicios
y tareas del hogar»


«Estaba dando vueltas por el pasillo de casa con el niño en brazos». Este es uno de los quehaceres diarios de Josete Malagón, jugador del Club Deportivo Lugo, desde el pasado 29 de marzo, cuando en el Hospital Universitario de Lugo (HULA) su mujer, Patricia, daba a luz a Theo. Aunque ya es el segundo hijo de la pareja —«Marcos va a cumplir 10 años»—, este nuevo alumbramiento lo vivieron con la misma tensión y preocupación que el primero debido a la psicosis generada por la propagación del coronavirus. «Fuimos de madrugada para el hospital con una sensación rara, un poco asustados, la verdad, por todo lo que estaba pasando, pero nada más llegar ya nos tranquilizamos porque el personal que nos atendió se volcó en nuestro bienestar», cuenta el futbolista ilicitano, que solo tiene palabras de elogio y admiración para el personal sanitario que se encargó de los cuidados de su esposa y ayudó a nacer al bebé. «Tuvimos un trato excepcional desde el primer momento. Nos cuidaron de lujo, todo fueron buenas caras y buenas palabras, algo que no es fácil en una situación de riesgo como en la que están ellos y todos los sanitarios», destaca Josete.

Desde que vino al mundo el pequeño Theo, el confinamiento del central rojiblanco discurre «entre pañales, ejercicios de entrenamiento y tareas del hogar», explica entre risas. «Los días se nos hacen cortos», asevera Josete Malagón, optimista por naturaleza y «resignado» en medio de una crisis pandémica que lo tiene refugiado en casa y en la que trata de encontrar situaciones reconfortantes. «Sin este problema seguramente no hubiera podido ver nacer a mi hijo», se consuela, recordando que durante esos días tendría que estar con el Lugo en Las Palmas disputando un nuevo partido de Segunda División. «En condiciones normales me estaría perdiendo estos impagables momentos junto a mi familia. Eso me dice mucha gente, aunque evidentemente mi deseo, como el de todos los españoles, es que esta pesadilla termine de una vez por todas porque es un drama», sentencia.

Con el país en estado de alarma y los desplazamientos restringidos, al nuevo miembro de la familia solo ha tenido ocasión de conocerlo, además de sus padres y su hermano, la abuela materna, que se desplazó desde tierras gaditanas justo el día en que el Gobierno activó la alarma. «Tenía el vuelo para el lunes, pero decidimos adelantarlo en previsión de lo que podía pasar», cuenta Josete. El resto de la familia debió conformarse con conocer a Theo a través de las videollamadas. «Nos exigen que les mandemos fotos. Por la mañana, al mediodía, por la tarde, de noche... Con el niño despierto, durmiendo...», añade en tono jocoso el jugador albivermello, que tiene en mente hacer socio del Lugo a su nuevo vástago «en cuanto pueda».

Josete, como todos sus compañeros, hace en casa los deberes físicos que le llegan desde el club con la esperanza de volver a pisar un terreno de juego cuanto antes. En el horizonte sombrío que ha provocado el COVID-19, el jugador ilicitano divisa una posible solución. «Yo creo que la liga se completará, pero jugando miércoles y domingo y a puerta a cerrada, y siempre y cuando la tendencia siga a la baja y el virus esté controlado», opina. Y concluye con otra percepción: «Seguro que la próxima temporada se retrasará». Son los pronósticos de alguien al que, a falta de fútbol, la paternidad le endulza la cuarentena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Josete Malagón: «Sin este problema seguramente no hubiera visto nacer a mi hijo»