El derbi entre Lugo y Deportivo no apunta a abarrote

Las escasas alegrías que Lugo y Dépor dieron a su afición esta campaña se reflejan en una menor demanda de entradas respecto a otros años


Hace seis meses el Lugo se jugaba la permanencia y el Deportivo meterse en la promoción en el duelo que se celebró el 19 de mayo en el Ángel Carro. La ocasión lo merecía y los aficionados de ambos equipos respondieron masivamente. El coliseo rojiblanco superó los 6.000 espectadores, segundo máximo registro en su historia.

La situación de ambos clubes ha variado mucho desde ese momento. El Dépor llega a la cita como colista y con la afición muy enfadada con el equipo y los locales en una posición teóricamente cómoda, pero con un fútbol poco vistoso en ataque que por el momento no ha enganchado a su gente. Los antecedentes traen como consecuencia que el interés por el derbi gallego de Segunda A haya decrecido y, a menos que en las próximas horas la situación experimente un cambio radical, la afluencia de espectadores será menor a la de anteriores ediciones.

El Ángel Carro redujo esta campaña su aforo en casi 1.000 espectadores tras reducir la grada sur, pasando de los 7.840 que tenía a 6.833. Para el partido del domingo hay unas 3.800 localidades de abonados que no saldrán a la venta para el público en geneal y 800 que se enviaron al Dépor. Saldrán a la venta por lo tanto poco más de 2.200, que a la vista de la moderada demanda de localidades hasta el momento estarán muy lejos de agotarse.

El número aproximado de localidades —entre las retiradas por los socios y las dos por carné a las que tienen derecho los abonados—, que se había vendido a media tarde de ayer rondaba las 4.500. La experiencia de años anteriores en venta de entradas dictamina que podrían venderse entre 500 y 1.000 más, por lo que la afluencia rondaría los 5.500 espectadores.

La nota positiva para el cuadro local es que a primera hora de la tarde de ayer se restableció la venta de entradas en línea después de estar sin servicio durante toda la semana, lo que podría animar a más socios a asistir.

La hinchada blanquiazul no llega a las 600 entradas de las casi 800 disponibles

Hace solo seis meses, al Deportivo le sobró tiempo para colocar todo el papel recibido desde Lugo. Las cerca de ochocientas entradas de las que dispuso de cara al derbi disputado en la segunda vuelta se agotaron en pocas horas y fueron en total alrededor de 1.300 los hinchas coruñeses que de desplazaron a la ciudad vecina para apoyar a su equipo, que entonces peleaba por los puestos de ascenso. Ahora mismo la realidad es muy distinta y eso se ha notado también en la venta de localidades.

El club blanquiazul ni siquiera ha logrado despachar las que tenía disponibles hasta las 13.30 horas de ayer (un número similar a las que recibió el curso pasado) y solo ha vendido 590 por el precio de entre 30 y 40 euros que había fijado la entidad lucense. El elevado coste se ha sumado al desencanto por la pésima situación del Dépor en la tabla de Segunda, donde ocupa la posición de colista a cinco puntos de las plazas que marcan la permanencia. El desplazamiento para el duelo, que se disputará el domingo 1 de diciembre a las 18 horas, se prevé mucho menos numeroso que el del pasado 19 de mayo, restando color a un derbi en el que la necesidad de victoria del conjunto coruñés es máxima.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El derbi entre Lugo y Deportivo no apunta a abarrote