Anduva, un buen hospital para que el Lugo cure sus heridas

Tete y Josete son las novedades en la convocatoria lucense ante un Mirandés que es penúltimo


lugo / la voz

No hay tiempo para lamentarse. Ya está aquí la novena jornada de Segunda División y al Club Deportivo Lugo se le presenta una buena oportunidad para reivindicarse y ahogar las penas del bochorno que sufrió hace 72 horas delante de su gente ante el Tenerife. «Siempre que vienes de una derrota así hay que corregir en todos los aspectos: lo táctico, lo técnico y sobre todo esa solidez defensiva que respalde lo que hacemos bien en ataque», apunta el técnico albivermello a propósito de la visita a un feudo que parece un buen hospital para curar las heridas. El Mirandés es antepenúltimo en la clasificación, aunque tiene solo un punto menos que el Lugo, y su trayectoria como local no es para echar cohetes. En Anduva perdió solo el Oviedo (2-1), empataron el Rayo Vallecano (2-2), el Málaga (1-1) y el Alcorcón (2-2), y ganó el Cádiz (1-2). Jiménez, sin embargo, considera el estadio de Miranda de Ebro como un destino de máxima dificultad. «Tenemos que ir con el traje de faena. Son intensos y el apoyo de su gente te obliga a estar enchufado desde el primer minuto», dio.

La expedición lucense emprendió el viaje ayer con caras nuevas en la convocatoria. De la lista se cayeron Antón Escobar e Iriome y en su lugar entraron Tete Morente, titular en las primeras jornadas y que se perdió los últimos partidos por lesión, y el central Josete Malagón, uno de los futbolistas rojiblancos que aún no tuvieron ocasión de debutar. «En estos tres partidos tienes que meter gente fresca por el tema del descanso que necesite alguno». Eloy Jiménez no cambia de plan. Volverá a componer un once con jugadores que fueron suplentes antes el Tenerife. Peybernes, Rahmani y Lebedenko podrían ser los beneficiados de las rotaciones del míster. Al segundo se le supone con una dosis extra de motivación porque la pasada temporada fue uno de los hombres más importantes en el regreso del Mirandés a Segunda División. Borja Domínguez también defendió al cuadro burgalés la pasada temporada.

La mayor preocupación del preparador del Lugo ante este nuevo compromiso es la cohesión del bloque, que quedó en entredicho en la todavía fresca pelea con el Tenerife. «No somos un equipo con capacidad de apretar arriba, por lo que tenemos que volver a ser compactos», señaló en rueda de presa minutos antes de partir por carretera hacia el nuevo destino.

En el Mirandés, Andoni Iraola deberá prescindir únicamente del exdelantero albivermello Mario Barco, que sufre una lesión, y recela de la visita del Lugo por su imbatibilidad a domicilio. «Tienen jugadores con calidad atrás y buena salida de balón, y en ataque están haciendo goles», añadió el preparador local sin desvelar si alineará uno o dos atacantes. «No solo el número de delanteros marca la idea ofensiva del equipo», razonó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Anduva, un buen hospital para que el Lugo cure sus heridas