Fiacro Orol Fraga, in memoriam


Se ha muerto Fiacro Orol Fraga y con él se ha marchado un buen amigo con que el que, gracias a su edad, falleció con 87 años, y a su buena memoria, podía estar charlando mientras me informaba de actos, hechos y anécdotas lucenses de los años 40, 50, 60 o incluso de fechas más próximas y recientes.

Sin lugar a dudas Fiacro Orol era el hombre más elegante de la Praza do Campo, en donde residía y se le veía, impecablemente vestido, tomando unos vinos con sus amigos, puesto que esos momentos de ocio eran uno de sus favoritos. Y disfrutaba, se le notaba.

De todos modos no hay que olvidar que una de sus grandes aficiones fueron los toros, lógico pues, como reza el refrán, de tal palo, tal astilla, y conviene recordar que su padre, el notario Orol, fue uno de los promotores de diversas corridas de toros y novilladas que se celebraban en Lugo y en algunos lugares de la provincia en los años cicuenta y sesenta, gozando con amistades, tanto padre como hijo, con toreros como Antonio Bienvenida y otros toreros ilustres y personas de la tauromaquia.

Con este currículum no es de extrañar que Fiacro hiciese sus escarceos como novillero, aunque según contaba en una entrevista realizada en este diario hace un par de años, la cosa fue un poco precoz, ya que en cierta medida fue obligado por un novillero aterrorizado que se negó a seguir toreando y a entrar a matar, por lo que Fiacro le dijo a su padre que se encargaba del resto, finalizando así la faena taurina con tal éxito que incluso lo querían contratar en el toreo madrileño.

Aficionado al deporte, fue directivo del CD. Lugo y políticamente, desde joven, los socialistas eran su segunda casa. Fiacro se ha ido y unos cuantos amigos lo hemos despedido como a él le gustaría, ¿verdad, amigo? Son cosas que pasan, ya sabes.

Que la tierra te sea leve.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Fiacro Orol Fraga, in memoriam