Losada, el Víctor Valdés monfortino

El joven portero local compite con el CD Lugo en la División de Honor de juveniles


monforte / la voz

A punto de estrenar la mayoría de edad, el portero monfortino Pablo Losada está disfrutando del mejor momento de su carrera deportiva. El joven guardameta fichó el pasado verano por el CD Lugo, equipo con el que compite en la División de Honor de juveniles -en esta categoría suma siete partidos-, aunque también jugó varios encuentros con la escuadra de liga nacional.

«Estoy muy contento de esta experiencia en el CD Lugo, porque competir en una División de Honor es otra cosa. Me está ayudando a progresar como portero y a madurar como persona», señala Pablo Losada.

Uno de sus objetivos cuando abandonó el Deportivo, club en el que estuvo desde cadetes hasta la primera campaña de juveniles, era volver a jugar al más alto nivel, y el club que preside Tino Saqués le proporcionó esta oportunidad. «Cuando dejé Coruña lo hice porque me costó adaptarme y porque deportivamente no estaba logrando las metas que perseguía. No me arrepiento para nada de aquella decisión, porque a veces tienes que dar un paso atrás para dar dos adelante», añade Losada.

Diferencia de categoría

El futbolista monfortino destaca la calidad de la División de Honor. «Es otro mundo. Estamos hablando de una liga bestial, en la que se vive de manera más profesional el fútbol. Cuando salto al terreno de juego lo hago con pleno conocimiento de todos y cada uno de los jugadores del equipo contrario. Sabes sus virtudes, la forma que tienen de lanzar las faltas y los penaltis. Es una gozada», señala.

El futbolista monfortino hace hincapié en una faceta en la que, según él, se trabaja mucho: las jugadas a balón parado. «Esto está muy presente en cada entrenamiento, porque es una faceta determinante en los partidos de la categoría. La División de Honor tiene mucho más ritmo y hay mucha presión a la hora de sacar la pelota. Es muy diferente», apunta.

Desde que comenzó a formarse en el Calasancio -fue en la categoría benjamín-, Pablo Losada siempre tuvo un referente. Era el portero del FC Barcelona, Víctor Valdés. «Siempre me gustó y lo tomé como ejemplo y modelo, porque me gustan los porteros con carácter y con personalidad, y que se atreven con el balón en los pies. Es importante saber levantarte cuando tienes errores», asegura.

Pablo Losada firmó con el CD Lugo por dos temporadas. Su intención es continuar en el club rojiblanco, siempre y cuando siga teniendo la oportunidad de competir en la División de Honor. A la pregunta de cuáles son las claves, a su juicio, para llegar a la élite del fútbol, el monfortino lo tiene claro. «Lo primero que tienes que hacer son las cosas bien, tener talento y suerte, salvo que seas algo fuera de serie. La suerte está en elegir lo correcto en el momento oportuno y estar bien asesorado», indica el monfortino, que demuestra una gran madurez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Losada, el Víctor Valdés monfortino