Un momento delicado en el Lugo

El presidente, Tino Saqués, se reunió con los jugadores este martes


LUGO / LA VOZ

El Lugo quiere recuperar el pulso y quiere hacerlo cuanto antes. Pegado a los puestos más bajos, necesita mañana ganar a Córdoba para coger algo de aire. Esta semana, el presidente del club se reunió con la plantilla. «Cuando hay este tipo de reuniones, es que las cosas no van del todo bien», dice Fernando Seoane sobre el encuentro de los futbolistas con Tino Saqués. «Se iba de viaje y quería que estuviéramos tranquilos y darnos ánimos. Que sabiendo que no estamos en nuestro mejor nivel, seguimos ahí y que tenemos un partido importante», añade el mediocentro de Ames.

«Sabemos que tenemos déficit de puntos, que hay que sumar 50 y nos quedan muchos. Desde que llegó el nuevo entrenador las sensaciones fueron mejores, distintas. Y el otro día en Albacete no tanto, pero en los anteriores el equipo estuvo bien y nos hizo ver ese camino. Es un partido importante para ganar ya de una vez, coger confianza y que salgan mejor las cosas», explica Seoane. Admite respecto a la falta de gol que «cuando estamos llegando al borde del área se nos apaga un poco la luz, pero todas las semanas hacemos ejercicios de finalización. Hay muchas cosas que se están haciendo bien y no nos da para ganar». Él cree que «hay que insistir y minimizar los errores».

«Sabemos que tenemos déficit de puntos, que hay que sumar 50 y quedan muchos», dice Fernando Seoane

El Lugo no estaba acostumbrado a pasar apuros tan pronto porque «normalmente siempre son situaciones cómodas en los últimos años, por lo menos hasta la segunda vuelta». Pero Seoane argumenta que a nivel mental el equipo lo lleva bien porque «todos tienen experiencias de situaciones parecidas o mucho peores. Tenemos que dar lo mejor de nosotros, todo el mundo es consciente de lo que nos estamos jugando y nos hace falta una victoria cuanto antes».

Analiza al Córdoba. Que visitará mañana el Ángel Carro (18.00 horas) y que lleva, con Curro Torres, tres entrenadores desde el verano: «Como pasa en todos los equipos, cuando hay un cambio de entrenador siempre hay un plus de energía más porque todo el mundo quiere agradar. Los que no están jugando quieren tener opciones, los que juegan quieren apretar. Tenemos que estar un poco al margen de lo que nos puedan plantear ellos, centrarnos un poco en nosotros que es lo que de verdad nos va a llevar a conseguir la victoria». En las filas blanquiverdes sus antiguos compañeros como Jaime Romero o Luis Muñoz les han puesto al día de la situación. «Sabemos, ya no solo por este año, también en anteriores que es un club complicado porque están viviendo situaciones límites casi cada semana y tienen problemas de dinero, pero el fútbol tiene estas cosas. Un equipo con mucho presupuesto al que no le salen bien las cosas. Allí la gente mete presión también, pero no es una banda ni vamos a pensar que sea fácil porque esté ahí abajo».

La presión de ganar está ahí, aunque Seoane dice que él se impone la misma todos los días, «para hacerlo lo mejor posible y sin pensar mucho más allá».

Acumula todos los minutos ligueros disputados menos seis. Contra el Elche en el Martínez Valero, Javi López le sentó en el 84 por Aburjania. Ha sido inamovible del once para los siete entrenadores que han pasado por el Lugo desde su vuelta a Segunda: Setién, Luis Milla, Durán, Luis César, Francisco, Javi López y ahora Alberto Monteagudo. «Indispensable no hay nadie. Cuento con la confianza del entrenador y me encuentro bien. No estoy en mi mejor nivel, como todo el equipo, pero espero ir a más».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un momento delicado en el Lugo