Los exdirectivos del Lugo aseguran que pusieron dinero de su bolsillo

Dicen que los 457.000 euros que les reembolsaron era un préstamo de ellos al club


Lugo | La Voz

La ex directiva del CD Lugo no aclara cómo es posible sacar 457.000 euros de las arcas del club y transferirlas a las cuentas del presidente Bouso y de otro directivo sin que exista un respaldo documental para tal operación. La respuesta que dio ayer la ex directiva del club a través de un escueto comunicado es que el presidente se reembolsó a su cuenta 363.000 euros del club y el consejero Víctor Ferreiro otros 94.000 porque eran préstamos que habían hecho previamente al club por falta de liquidez, para pagar «salarios, seguridad social, mantenimiento de instalaciones, gastos de desplazamiento...» y asegurar la continuidad del club. Ninguna explicación dieron los ex directivos sobre la ausencia de cualquier respaldo documental de estas salidas de dinero.

Tampoco aclaran en qué fechas realizaron los supuestos préstamos al CD Lugo que no están en la contabilidad oficial del club, según la auditoría de Senn Ferrero Asociados, aunque en el comunicado los ex directivos dicen que «esta actividad está reflejada en los balances que han sido aprobados anualmente por las asambleas de socios y se encuentran archivadas en las oficinas del club». También dicen que los balances fueron auditados por la firma SACE, aprobados por la Liga y compartidos anualmente con las asambleas de socios, y que la ética y la ley rigió siempre sus actuaciones.

Los ex directivos aseguran que los 457.000 euros recibidos del club «los invirtieron en la compra de acciones del club para garantizar su constitución como SAD». Sin embargo, curiosamente, las aportaciones de dinero para la sociedad tuvieron que hacerse antes del 14 de junio del 2013, mientras que la salida del dinero del club para los dos directivos se produjo un mes y medio después (30/7/2013).

Nada dice tampoco la directiva saliente sobre los contratos blindados para las dos próximas temporadas de varios técnicos, entre ellos del director general, Carlos Mouriz, al cual habría que pagar 420.000 euros para rescindirle el contrato blindado que tiene hasta junio del 2017. Ayer, ni Mouriz ni el expresidente José Bouso respondieron a las llamadas de este periódico para dar su versión.

En el capítulo de blindajes, la auditora madrileña alertó de que el contrato de un trabajador realizado en octubre del 2014, convirtió a un parado directamente en un contrato blindado

Por su parte el actual presidente, Tino Saqués, no quiso entrar a valorar los informes porque dijo que todavía no está terminada la auditoría. «Mi responsabilidad es velar por los intereses del CD Lugo y de los accionistas que represento. Todos los informes se harán de forma exahustiva y con total transparencia. Y en cuanto tengamos el informe final de la due diligence de la empresa auditora se convocará a una junta de accionistas para exponer la situación financiera y contractual del club», concluyó.

Los técnicos blindados viajan por su cuenta

Al llegar la nueva directiva, los empleados con contratos blindados siguen en sus puestos pero las relaciones no son fluidas. De hecho, el grupo viajó por su cuenta ya en el primer partido de Liga, Oviedo-Lugo. En la foto se les ve a todos juntos en el Tartiere, en las gradas y al margen del club. De izquierda a derecha: Antonio Abad, ex delegado del CD Lugo (contrato blindado); Juan Peón, ex segundo entrenador, que según la auditoría no tendría contrato con el club y por eso la empresa de su mujer (Unipeko), pasaría facturas al Lugo; Quique Setién (ex entrenador y que facturaba por Sofilase); Carlos Mouriz (blindado, facturaba a través de Mougest SL) y Fran Soto, preparador físico (blindado). foto carlos castro

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Los exdirectivos del Lugo aseguran que pusieron dinero de su bolsillo