El Deportivo de las finales ligueras

Pedro José Barreiros Pereira
Pedro Barreiros A CORUÑA / LA VOZ

CDLUGO

El penalti fallado por Djukic el 14 de mayo de 1994 es todavía recordado en A Coruña.
El penalti fallado por Djukic el 14 de mayo de 1994 es todavía recordado en A Coruña. xosé castro

La historia reciente del equipo coruñés está jalonada de partidos a vida o muerte

30 may 2013 . Actualizado a las 15:11 h.

Cuando el Dépor salte al campo el sábado (21.00 horas, Cuatro) para enfrentarse a la Real Sociedad estará a punto de escribir una nueva página en su historia de finales ligueras. Salvarse en 1949 y 1988, ascender en 1971 y 1991, y la Liga del 2000 se convirtieron en sus mejores momentos. Pero también los hubo dramáticos. El más reciente, aquel descenso de hace dos años contra el Valencia, cuyos ecos no se apagaron hasta el brillante retorno a Primera División del pasado verano. Estos fueron algunos de los protagonistas de una trayectoria entre la vida y la muerte.

Marín Lasarte

«"¡Cuánto hemos sufrido, Martín!", me dijo Arsenio»

La segunda gran alegría de los noventa fue la promoción contra el Betis. El duelo del Villamarín pasó a la historia por el abrazo final entre Arsenio y Lasarte, uno de los héroes de aquel encuentro: «"¡Cuánto hemos sufrido, Martín"», me dijo en cuanto acabó el encuentro mientras me abrazaba», recuerda Lasarte.

Donato

«El estadio estaba lleno, pero no se oía nada»

Donato pasó a la historia del deportivismo como el autor del gol que abrió el triunfo decisivo para conquistar el título de Liga. El 19 de mayo del 2000 Riazor estalló de alegría por un cabezazo que borró el penalti fallado por Djukic. Fue un partido que el hispanobrasileño recuerda como de gran dureza psicológica por lo que estaba en juego sobre el césped: «Mi gol acabó con la tensión. El estadio estaba lleno, pero no se oía nada. Con el gol Riazor explotó y ya no paró hasta el final».