Una idea que perjudicaría la imagen del club


Los emperadores romanos pagaban pan y circo para contentar a las masas en tiempos de crisis. Pero ni se les ocurría financiar circo cuando faltaba el pan, porque las turbas podían comerse a los gladiadores y hasta al propio emperador. Pero ahora en la ciudad de Augusto, cuando falta el pan, se va a financiar una sociedad anónima deportiva con fondos públicos. No hay 500.000 euros para redactar el nuevo Pepri, dijo el concejal Luis Edrosa; ni hay 200.000 para arreglar el campo de O Ceao, dijo Orozco; pero hay 600.000 para una sociedad anónima deportiva de fútbol.

Y en la Diputación pasa lo mismo; se recorta o iguala a los clubes porque no hay dinero. Hasta se recorta a la fundación del Breogán para ir acabando con aquel escándalo creado por Cacharro llamado Balogal, del que se esfumaron millones hasta dejarlo en quiebra. Pero como hay que tropezar dos veces, parimos otro bicho similar.

No hay dinero para los clubes de base, que fomentan el deporte y la salud de los chavales, pero otra vez hay dinero público para sociedades y fundaciones opacas que pagan jugadores venidos de fuera, que ocuparán precisamente las plazas en las que deberían jugar los chavales lucenses.

Mientras las empresas caen por falta de un crédito y las familias no llegan a fin de mes, los sucesores de Augusto gastan en fútbol. A lo mejor están en lo cierto, ¿pero no habrá otra solución que perjudique menos la imagen del CD Lugo?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos

Una idea que perjudicaría la imagen del club