Enterrado en Queizán el matrimonio fallecido al caer su coche al río

e.g.s. LUGO / LA VOZ

CDLUGO

OSCAR CELA

El alcalde de O Corgo asegura que urgirá a la Diputación a reformar la vía

17 sep 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

La iglesia parroquial de Santa María de Queizán, en el municipio de O Corgo, se quedó muy pequeña para albergar a la gran cantidad de personas que acudieron a dar el último adiós a Domingo Castro, de 84 años, y María Ferreiro, de 77, fallecidos el pasado viernes al caer su coche al río Chamoso, en el citado municipio. El matrimonio encontró la muerte en una carretera de la Diputación, a un par de kilómetros de Adai. Por causas que se desconocen el conductor perdió el control, el vehículo golpeó y derribó el pretil y cayó al río, donde quedó volcado. El funeral fue oficiado por el párroco de Queizán, Juan Carlos Rodríguez, capellán del Club Deportivo Lugo. Quienes no tuvieron cabida en el templo pudieron seguir los oficios religiosos desde el exterior, mediante megafonía.