Los colegiados de Lugo, de fiesta y puesta de largo


Los árbitros de Galicia vistieron ayer en Lugo sus mejores galas. Era una tarde, ya casi noche, festiva para ellos. Con más intensidad en lo que concernía a sus colegas de la provincia. Un doble acto consecutivo los colocaba como protagonistas absolutos: por un lado, la inauguración de la sede de la Delegación Provincial; por el otro, la organización de la undécima Gala del arbitraje de Galicia.

Para la puesta de largo de la nueva sede en la avenida Breogán (en funcionamiento ya desde hace un tiempo), se escogió una ceremonia solemne. Juan Carlos Rodríguez Paradela, capellán del Club Deportivo Lugo, le dio la bendición eclesial a un local amplio y funcional, «pero con mucho aún que hacer en él», como señaló José Ángel Varela Bargueiras, delegado provincial de árbitros. Junto a él, el presidente de la Federación Gallega, Julio Meana, y representantes del estamento arbitral en Lugo y en Galicia.

Una cena

Acto seguido, apenas sin tiempo para conocer la nueva sede, se encaminaron hacia el restaurante Torre de Núñez. Allí tendría lugar la cena con la que culminaría la Gala del arbitraje. Antes del ágape, al que asistieron árbitros gallegos de todas las categorías, se vivirían los momentos más emotivos, con la entrega de diversos galardones. Entre ellos, a los colegiados con 25 años de carrera a sus espaldas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los colegiados de Lugo, de fiesta y puesta de largo