Zas sufrió un nuevo corte de fibra óptica que duró, al menos, 48 horas

Este municipio y, en concreto Baio, tienen una cruz con Internet. Ordenadores, teléfonos y televisiones quedan inoperativos


carballo / la voz

El municipio de Zas estuvo desde la mañana de este miércoles incomunicado virtualmente. Un corte en la fibra óptica hizo que gran parte de las empresas, instituciones y particulares se quedasen durante al menos 48 horas sin conexión a Internet, algo que afectó tanto a ordenadores, como teléfonos y televisiones. Los que más notaron esta carencia fueron los negocios y las instituciones, que vieron parados numerosos trámites por esta cuestión. Fue el caso de Elías Asesores y del Concello de Zas, pero otros establecimientos como los bancos o mismo el Bar Trébol sufrieron las consecuencias.

El responsable de Elías Asesores, Marcos Villar, se quejaba ayer de que la lista de afectados todavía era mayor si se tenían en cuenta, por ejemplo en su caso, a los clientes: «Quedas mal con eles porque non reciben resposta, mais hai subvencións e recursos que teñen uns prazos». Y es que hoy en día, y más aún teniendo en cuenta las circunstancias sanitarias, Internet se convierte en algo tan fundamental como la luz o el agua. Según explicaba el empresario, la compañía con la que tienen contratado el servicio no les dijo nada más allá de que «había unha avaría e que a estaban arranxando».

En Zas están hartos de «estar abandonados polas empresas de telecomunicacións». En concreto, los cerca de 80 propietarios del edificio Praza de Baio, donde hay tanto residentes como autónomos, que siguen a la espera de que la conexión de alta velocidad llegue a su puerta. Es la segunda vez en menos de dos meses que sufren un corte así. En lo que va de año han sido muchos más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Zas sufrió un nuevo corte de fibra óptica que duró, al menos, 48 horas