El nuevo parque eólico de Zas ya tiene todos los permisos: de 80 molinos a 10

Industria declara su utilidad pública, con las obras ya terminadas


carballo / la voz

El parque eólico de Zas, que toca en parte a Santa Comba, ya tiene todos los permisos para funcionar. Las obras están terminadas, o a punto de hacerlo, porque los diez aerogeneradores ya están levantados, tras meses de obras. La Consellería de Economía, Emprego e Industria acaba de aprobar la declaración de utilidad pública de la repotenciación de estas instalaciones.

Son emblemáticas en la Costa da Morte. No tanto como las primeras de Vilán en la energía eólica, pioneras en Galicia y casi en España, pero sí de las primeras. El primer parque, autorizado en 1996 y puesto en marcha en 1998, era el mayor de la Costa da Morte, con 80 molinos de apenas 30 metros de alto cada uno, y 0,3 megavatios de potencia. Una reliquia comparado con las medidas y la tecnología actual. Además, su ubicación, al lado del Pico de Meda, entre esta montaña y la carretera de Baio a Santiago, lo convertían en un punto de vista obligado desde el punto de vista paisajístico.

En el Boletín Oficial da Provincia de ayer, donde Industria publica la declaración de utilidad pública, también se detalla todo el proceso de creación de este parque, incluidas las alegaciones de los vecinos y cómo se han resuelto. En general, bien, sin problemas ni conflictos como sí ha ocurrido en otras instalaciones de la zona. Por ejemplo, y tal y como se detalla en el documento, «se han conseguido acuerdos con la mayoría de las personas afectadas, por lo que el procedimiento expropiatorio no va a ser necesario para la mayor parte de los bienes y derechos afectados», todo un logro de EDP a la vista de lo que suele ocurrir otras veces.

El hecho de que vaya a haber menos molinos también reduce o elimina la existencia de los caminos que le daban servicio. Perol no siempre: «Hay una propuesta para conservar aquellos que podían ser empleados por los vecinos para acceder a sus fincas. En cualquier caso -añade- salvo solicitud de los propietarios al Ayuntamiento, se restituirán los terrenos a su estado primitivo».

En el proyecto original ya se contemplaba esa reducción de pistas de zahorra, por falta de sentido. No hay más que darse una vuelta por el entorno para ver que ya han desaparecido, por la que en su día trotaban decenas de caballos salvajes que también han desaparecido, pero esto no tuvo que ver con el parque, sino con la decisión de los propietarios (muchos coinciden con los dueños de las fincas donde están los aerogeneradores) ante las trabas que encontraron para mantenerlos. También han cambiado las líneas eléctricas y las torres meteorológica: hay dos nuevas, de 93 metros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El nuevo parque eólico de Zas ya tiene todos los permisos: de 80 molinos a 10