Las tradiciones del Carmen saltan el Atlántico

La Asociación de Hijos del Ayuntamiento de Zas promovió por cuarto año seguido las celebraciones


buenos aires / E. la voz

El Carmen de Zas no tiene fronteras. A la otra orilla del Atlántico, la fiesta sigue muy viva. Así, fue a orillas del Riachuelo y en el barrio de La Boca, en Buenos Aires, donde se realizó la cuarta procesión náutica de la Virgen del Carmen que organizó la Asociación Hijos del Ayuntamiento de Zas para homenajear a la patrona de su pueblo de origen.

Raúl Pages, presidente de la Federación de la Unión de Asociaciones Gallegas (Fuagra), expresó que «es un lujo tener un evento religioso y cultural propio de Galicia en Buenos Aires, para que lo pueda disfrutar toda la comunidad gallega». Así que para él «fue una gran emoción participar y acompañar a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros y labradores gallegos». El simbolismo de la celebración no fue menor. «Es un acto -añadió Pages- que representa todas las características de la cultura festiva de Galicia: el sentimiento que genera recorrer el Riachuelo portando la Virgen de Zas en las lanchas, con el sonido de las gaitas acompañándola es magnífico». Allí la gente se acerca hasta la ribera para participar y saludar la imagen de la santa», explicó Pages a La Voz de Galicia.

El acontecimiento se llevó a cabo el pasado sábado, poco antes del mediodía, y ya es el cuarto año que lo organiza la Asociación Hijos de Zas, que tiene su sede social en La Boca. En esta ocasión contó con el apoyo del Club de Regatas Almirante Brown y la colaboración del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y sus organismos Acumar, la Prefectura Naval Argentina y los Bomberos Voluntarios de La Boca, que asistieron con sus uniformes de gala.

El desembarque de la Virgen de Zas tuvo lugar en la avenida Pedro de Mendoza 1900, luego de ser trasladada sobre las aguas del Riachuelo hasta la histórica Barraca Peña, propiedad en 1780 de los hermanos Peña, originarios de la ciudad de Vigo. Con los gaiteiros de Zas y de la Asociación de Tui Salceda y de O Grove, se llevó a cabo un paseo en el que sonaron las bocinas y sirenas de los barcos al paso de la santa por la ribera.

Hubo, además, una ofrenda por los 56 trabajadores fallecidos, muchos de ellos gallegos, en la mañana del 12 de julio de 1930, cuando un tranvía de la línea 105 procedente de Avellaneda cayó al Riachuelo a la altura del Puente Bosch: memoria trágica que aún hoy está presente en las familias de Zas. «Se recuerda aún este hecho. Hay socios que han perdido a sus abuelos en este trágico hecho ocurrido en 1930 en las aguas del Riachuelo», recordó Emilio Ferradás, presidente de la Asociación Hijos de Zas.

Con respecto a la celebración en sí, Ferradás comentó: «Estoy conmovido. No pensé que se podía juntar tanta gente, aparte de los turistas, con un muelle lleno, con el tono que le impusieron los gaiteiros y los bailadores de Baixo Miño, de Tui Salceda, que nos acompañaron en esta cuarta procesión».

Las lanchas que salieron en procesión fueron capitaneadas por Javier García Elorrio, fuerte devoto de la Virgen, que destacó -en nombre del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- la oportunidad de recrear para los porteños, bonaerenses y visitantes en general del barrio de La Boca las típicas procesiones que se celebran en muchos pueblos de la Costa da Morte y de Galicia, donde la comunidad entera sale a navegar con la imagen del Carmen por las aguas próximas a los puertos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Las tradiciones del Carmen saltan el Atlántico