Las verbenas dejan toneladas de basura y de plásticos

lorena rey / x. a. CARBALLO / LA VOZ

ZAS

Los concellos de la comarca tienen que hacer esfuerzos para mantener las plazas y los campos limpios tras las fiestas

28 jul 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

LLegó el verano y las verbenas se multiplican. Y uno de los efectos es que después de las actuaciones de determinadas orquestas, sobre campos, plazas, caminos e incluso fincas quedan toneladas de basura. Comisiones de fiestas, operarios municipales o dirigentes locales tienen que armarse de paciencia y conseguir eliminar esa ingente cantidad de residuos para dejar los espacios públicos decentes. La costumbre de dejar botellas, bolsas, vasos y demás se ha convertido en una costumbre perniciosa.

José Luis Villar, responsable de limpieza de los concellos de Carballo, A Laracha y Malpica, entiende que los jóvenes hagan botellón: «Se van a unha taberna crávanos, e deste xeito sáelles moito máis barato». De todas formas, cree que «poderían ser un pouco máis responsables».

En Coristanco, las comisiones de fiestas reciben la ayuda del Concello para limpiar los desperdicios. En Cabana, sorprendentemente, Carlos Allo Cundíns, edil de Obras, aclara: «Na festa de San Fins a sucidade reduciuse en cantidade nos últimos anos». El regidor de Ponteceso, Lois García Carballido, considera que «o fenómeno do botellón está descontrolado, o que implica un problema ambiental e de saúde». El personal del Concello de Dumbría aporta como solución a tanto descontrol «potenciar as festas pola tarde».