Las críticas llevan a Corredoira a dimitir como técnico del Sporting Zas

El carballés Jose Barca Recarey ocupará su sitio hasta final de temporada. «Era algo que más o menos tenía decidido», dice el ya exmíster. «Desde el Sporting Seaia se pusieron en contacto conmigo para disculparse», añade


carballo / la voz

Unas críticas dirigidas hacia el subdelegado de la Real Federación Galega de Fútbol en A Costa, Manolo Corredoira, por su vinculación con el Sporting Zas de la Liga da Costa, en el cuerpo técnico, lo llevaron a dimitir del banquillo de San Andrés a última hora de este miércoles. Esta decisión la tomó a raíz de una publicación social del Sporting Seaia, en la que se le achacaba estar detrás del «roubo» sufrido ante el equipo cadete del Concello de Zas el martes del carnaval en el campo zasense (2-2).

No obstante, a primera hora de este jueves, el Sporting Zas ya anunció el entrenador que lo sustituirá desde esta misma semana hasta final de temporada, esto es, durante las próximas ocho jornadas. Se trata de un técnico muy conocido en la zona: el carballés Jose Barca Recarey (1978). Ahora mismo no tenía equipo, tras pasar esta misma temporada por el Bergantiños de División Honor cadete, con la excepción de que dirige la selección sub 12 A Costa. Antes militó en el Ponteceso y en el Tordoia.

Con él llega, además, un jugador para reforzar al conjunto en la lucha por la permanencia: el defensa Adrián Ramos (Arteixo, 1986), que en la pasada campaña defendió la camiseta aurinegra y, con anterioridad, la del Ponteceso, la del Sporting Seaia y la del Silva. Pero esta polémica que causó un gran revuelo en el fútbol da Costa tiene muchos más lazos detrás que son importantes para entenderla.

El origen

Todo comenzó a raíz de un partido entre el Concello de Zas y el Sporting Seaia: «O colexiado, xa famoso pola súa pésima arbitraxe, fixo o posible porque perdésemos o encontro. Pero non ten culpa de ser a cabeza de turco dun entramado que busca que o equipo zaseiro levase os tres puntos para estar máis preto de gañar a liga», se puede leer en la publicación del Sporting Seaia. «Inventouse faltas ao borde da área que deron un gol, anulou un gol legalísimo...», continúa. Desde el club malpicán también se criticó la nefasta gestión del arbitraje en A Costa: «Nós fomos o terceiro partido que arbitrou este colexiado. O home estaba exhausto. Pediu perdón e admitiu o seu cansazo e a falta de profesionalidade», sentencia.

La reacción

Al día siguiente de esta publicación, el Sporting Zas hizo otra anunciando la dimisión de Manolo Corredoira como entrenador del equipo blanquiazul: «As críticas, inxurias, inxustizas, mentiras e, sobre todo, desprestixio que este home leva sufrindo dende hai uns meses fan que, moito ao seu pesar, decida deixar o barco. El marcha para que o seu nome non involucre ao deste club, pero os árbitros quedan e serán os mesmos». «O único que nos importa é que o noso míster saiba que foi, é e será un pracer e, sobre todo, un honor, poder compartir vestiario con el todo este tempo», sentencia. Era la segunda campaña consecutiva que el coruñés, con familia en Zas, ocupaba el banquillo de San Andrés, si bien ya había estado con anterioridad.

«Era algo que más o menos tenía decidido por el aumento de trabajo en breve»

El subdelegado de A Costa y, hasta ahora, también entrenador del Sporting Zas, quiso este jueves dar su versión: «Esto fue la gota que colmó el vaso. La dimisión era algo que tenía más o menos decidido ya que en la federación me van a aumentar la carga de trabajo en, como mucho, un mes. Tendré responsabilidades en la delegación de A Coruña, a mayores de en A Costa», comenzó diciendo, a lo que añadió: «Lo que estaba pasando me hizo adelantar la situación. Creo que es justo para evitar más tonterías, porque es lo que son: de bar, para discutir».

Por todo esto, confirmó que ya había hablado con Jose Barca hace un tiempo. También, que desde el Sporting Seaia se pusieron en contacto con el para disculparse.

Del mismo modo, Manolo Corredoira dejó claro que «no hay nada» que impida legalmente compaginar un cargo en la federación con otro en un equipo. Asimismo, aseguró que los árbitros tienen una independencia «absoluta»: «El único contacto que tengo con ellos es a través del delegado arbitral de A Costa, Vítor Recarey, para cambiar partidos».

Un llamamiento

Por último, hizo un llamamiento: «Esto es fútbol aficionado. ¿Qué chanchullos va a haber? Los jugadores tienen que disfrutar del fútbol, esa es la esencia. Y los árbitros se equivocan como todos, son seres humanos. Como cuando un futbolista falla un penalti. Hasta que no entendamos todo esto, no avanzaremos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las críticas llevan a Corredoira a dimitir como técnico del Sporting Zas