«Cando comezamos eramos catro amigos»

Los grupos más especiales, los momentos en los que pensaron en dejarlo, cómo consiguieron alejar el botellón... Los cuatro presidentes de la Carballeira repasan 35 años de historia de la cita folk, que hoy vive su día grande


Carballo / la voz

«Non sendo o espírito da festa, mudou absolutamente todo nestes 35 anos», dicen los cuatro presidentes que en algún momento tomaron las riendas de la Carballeira, aunque todos siguen implicados de algún modo. «Xa nos ves, aquí estamos botando unha man. ¡E non porque veña a prensa a sacarnos unha foto, eh!».

Cuando empezaron, por los ochenta, eran «catro amigos e seis que viñan de público», explica Manuel Ángel Bouzas, que prácticamente «parió» el festival. «Naquel momento eramos os que eramos e eu era quizais o máis arroutado», dice entre risas. Después llegó Lupe Nieto, «que pasaba por alí, e tocoulle»; seguidamente fue el turno de Fidel Otero, que sigue a día de hoy, y entre medias le tocó al jovencísimo David Rial. «Tamén hai que ter en conta que en 35 anos houbo apenas catro presidentes, aínda que a figura do presidente é case simbólica, unha cara visible de cara ao exterior», señala Otero, que insiste en que el espíritu de «todos para todo» ha estado siempre presente en la cita.

Un punto de inflexión

«Era algo moi familiar. Naquel momento, cando empezamos, había a necesidade ou as ganas de facer algo», apunta Manuel Ángel. «Aos nenos deixábannos sós a correr polo pobo, e en vez de andar facendo outras cousas, corriamos cara a carballeira», añade Lupe, que aún recuerda los años en los que el folk estaba de moda. «Hoxe non hai máis que ver os grupos e festivais que quedan. Perduramos os que comezamos: Ortigueira, Pardiñas e nós».

De los tiempos en los que la Carballeira «era unha festa máis», y los veranos en los que «pouco máis había que facer, máis que xogar ao fútbol», apunta Fidel, se pasó a alcanzar una proyección a nivel autonómico que los organizadores no comenzaron a ver hasta la sexta o séptima edición, y uno de las claves del éxito fue contar en el cartel con grupos internacionales. «Os The Tannahill Weavers dicindo que viñan de xira a Zas, e todo o mundo buscando onde coño estaba Zas!», dice Lupe entre risas. También John Whelan o Wolfstone, que actuaron en el 92, «un punto de inflexión importante», confiesa Otero. «Tamén polo número de veces que viñeron e pola colaboración que tivo sempre Bieito Romero, Luar na Lubre é un grupo co que tivemos sempre unha relación especial».

Fueron tiempos de gloria para el folk, y también para el propio festival. «Chegaron a entrar na Carballeira 12 ou 13 mil persoas», contaba ayer Manuel Ángel, aunque también coincidió con el boom del botellón. «Nin se cobraba entrada nin se controlaba o que entraba polas portas da festa», reconocía Fidel. «Traías grupos incribles, vías a carballeira chea, pero os números non daban», señala Lupe. Una de las medidas que tomaron para ponerle coto fue, precisamente, pasar a cobrar una pequeña cantidad para poder acceder al recinto: «É case simbólico, pero tiñamos que dar a entender que había que valorar o que se estaba vendo. É fundamental que se pague por estas cousas», añade Bouzas.

La situación actual no es muy prometedora. Es cierto que hay un resurgir de lo tradicional y una muy buena acogida de las foliadas populares, pero a nivel profesional ni hay grupos nuevos ni viabilidad económica para emprender un proyecto así. «E tal e como hai xente nova que si está moi implicada, hai moita outra que a quen seguen é ao Combo Dominicano, á Panorama e á Paris de Noia», refiere Manuel.

Al borde de la desaparición

Así se sintieron en muchos momentos. «Cada vez que chove xa é un deses momentos nos que pensamos: ‘Que lle dean polo...’», dice Lupe, y añade: «Temos un público fiel, si, pero será de 1.000 persoas, e non dá. Ves que todo o que traballaches durante o ano se desvanece, e por enriba por algo alleo a ti». Manuel Ángel cita sobre todo el 92, «a primeira vez que se metera moita pasta, e coincidira un día malísimo», pero también los primeros años de andadura, cuando la cesión de los terrenos no eran tan sencilla como ahora. ¿Su opinión acerca de una posible compra por parte del Concello? «Marabillosa, xenial, iso sería outro punto de inflexión», dicen al unísono, aunque reconocen que no sería tarea fácil. Algún día habrá que empezar.

Programa de hoy en la Carballeira de Zas

14.00. Mexillonada popular y zona infantil. Sesión vermú con Caxade, Os Farrapos y Cé Orquestra Pantasma.

18.30. Foliada con varias agrupaciones.

21.30. Conciertos en el escenario principal de Xabier Díaz e as Adufeiras de Salitre, Harmónica Creams, Mànran y Astarot.

Y además...

Feira de artesanía durante el día con cerca de una treintena de puestos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
Zas
Comentarios

«Cando comezamos eramos catro amigos»