carballo / La voz

La base primigenia es un «material humilde». Después, se le añaden técnicas y saberes centenarios, transmitidos entre generaciones, conservados y guardados con celo por los artesanos del «Buño oleiro». Es eso lo que da a las piezas un valor único, identitario.

De niño, el hoy alcalde de Zas y diputado provincial, Manuel Muíño, pensaba en cómo se podía hacer algo tan bonito «a partir daquilo do que todo o mundo escapaba», el barro. Lo dijo ayer, en la inauguración de la 35.ª Mostra da Olería, la «MOB’18», como ya han dado en llamarla.

Esa denominación forma parte de un ánimo de renovación en el que incidió el alcalde malpicán, Eduardo Parga, después de saludar a autoridades, políticos y familia de Luciano García Alén: «Unha imaxe actualizada, unha nova proposta estética, e un programa renovado de actividades», abundó. Viene a sumarse al traslado de espacio, este año ubicados los 16 estands en la rúa Santa Catalina -8 de olería y otros tantos de artesanía variada-. Innovación, modernidad y actualización fueron los conceptos más repetidos en la puesta de largo de la MOB: abre hasta el 29.

Buño tiene sido encrucijada de caminos, punto de encuentro de visitantes. El tesón, la creatividad, el apego al saber hacer de los «antergos» y la búsqueda de nuevas generaciones, afirmó el alcalde, han devenido en productos diferenciados, en una genialidad reconocida en el 2008 con la Medalla de Ouro ás Belas Artes. «Non obstante, de pouco serven os logros do pasado se non se afrontan os retos dos tempos que nos tocaron vivir», reflexionó, invitando a «abrir portas e fiestras ao aire fresco». Nuevos oleiros, nuevas generaciones y nuevas tecnologías. Por ahí irá llegando todo, en tanto que, como afirmó Muíño, «a olería non é só recurso cultural e turístico, senón tamén produtivo, crea riqueza e emprego».

El diputado habló de «unha forma de facer que é unha forma de ser» y de que «non só é pasado, tamén futuro». El fuego lento, la originalidad de la pieza única y definitoria, la energía, los cuidados, el «agarimo» y la «demora» frente a las «présas» que hoy están en la base de muchos problemas. La olería de Buño podría guardar la «pócima sanadora» de otro estilo de vida. Todo ello son valores del barro de Buño para el diputado, que definió sus piezas como «versos» y el arte como «poesía». Animó a disfrutar de una «Mostra viva» y de un ecomuseo propiedad de la Diputación, pero gestionado desde hace varios años por el Concello, la institución más cercana, apegada. Es el nuevo modelo provincial, un «proceso que ten que rematar na cesión».

Fue calificada la olería de «tesouro colectivo». La Mostra juega un papel clave en el impulso a la artesanía de Galicia. Es una feria decana y así lo destacó la directora xeral de Comercio, Sol Vázquez, quien disculpó la ausencia del conselleiro: «Estas pezas saen de aquí e chegan a Xapón ou a Australia, falando de Buño e das mans que as fan». Ella, que animó asimismo a consensuar la tradición con los nuevos tiempos, recordó que de esta localidad había salido un programa de la Consellería para impulsar la formación de aprendices en los talleres y obradoiros. Se trata de garantizar la transmisión del oficio, y de que tenga empuje.

Hoy, cocedura tradicional, un proceso que persigue ser Festa de Interese Turístico

La actuación de pequeños y grandes de Raigañas de Cerqueda abrió ayer la MOB'18, justo antes de las palabras institucionales, como las Carmen Isabel Labrador, presidenta de la Asociación de Oleiros, y de la entrega de detalles. Seguiría por la noche un guateque, recordando las Mostras iniciales. Hoy es sábado de cocedura tradicional, un proceso que ya se remonta al siglo XVII y que fue recuperado hace justamente 20 años. Por tal efeméride, el Concello Malpica dio a conocer ayer que, junto con la dirección del conjunto etnográfico del Ecomuseo, se tratará de conseguir la declaración de Festa de Interese Turístico por parte de la Xunta. Se sumaría así a la que ya tiene la Mostra. Antonio Pereira, O Rulo, dirigirá la carga del horno, desde las once. Unas 2.000 piezas para colocar con mimo toda la mañana y unos mil grados que llegará a alcanzar el horno después de su prendido a las cinco de la tarde.

Festa da Carroa

Al igual que antaño los días de cocedura en los hornos comunitarios era una fiesta, también hoy se aprovechará el calor para la Festa da Carroa, una cita organizada por los oleiros y prevista para las 21.30. Es la parte gastronómica de la celebración, coronada por una queimada. Mañana se descargará el horno, identificando cada pieza con una etiqueta que garantiza el haber sido hechas de forma artesanal. Antes de eso, hay otras citas para esta tarde: Animacreques (19.00 horas), concierto de Arrancadeira (22.30) y tren turístico Malpica-Buño, durante todo el día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La MOB'18 confía al aire fresco de la modernidad el futuro de la olería